Cómo le digo a mi novio que no me gusta su mascota

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cómo le digo a mi novio que no me gusta su mascota

Los problemas de pareja pueden surgir de cualquier motivo. De hecho nos preguntamos cómo a veces es tan fácil provocar una discusión por el motivo más nimio. Y no tenemos respuesta para eso, pero suponemos que tiene mucho que ver todos esos sentimientos que rodean al amor como los celos, la posesión, la envidia y la inseguridad. Sin embargo, los problemas no siempre surgen del interior de la pareja, sino de algún elemento externo como trabajo, amigos, familias y...mascotas.

Animales exóticos

Aunque parezca mentira, las mascotas, que tanto amor proporcionan a sus cuidadores, pueden ser una fuente de conflicto en una relación, especialmente si tú no compartes su pasión por la mascota. Y no es que tu no seas una amante de los animales y de la naturaleza, es simplemente que no te gusta sacar las cosas de contexto. Y nunca has tomado por hábitat natural de un animal  tu piso en el centro.

Así son las cosas para ti y te resulta muy difícil pasar la noche en el piso de tu chico donde nada más entrar te saluda una bofetada de olor animal seguido por el recibiento de su amistoso perro. Porque hay que reconocer que su perro te adora, pero el sentimiento no es mutuo. Más que nada porque te deja toda la ropa llena de pelos y de un olor sacado de lo más profundo del campo.

Si la mascota de tu novio es un perro, un gato o incluso un hámster, date por satisfecha. Podías haberte enamorado de un emulador de Frank de la Jungla que aceptara como animal de compañía una iguana, alguna serpiente o algún repugnante insecto que haría las delicias de tus pesadillas.

El mejor amigo del hombre

Entendemos que no te guste nada la mascota de novio, especialmente si le tienes alergia los gatos, porque ya te estás olvidando de retozar con tu chico en el sofá o incluso de pasar mucho tiempo en su casa. Será mejor organizar vuestros encuentros en la tuya. Pero en ningún caso puedes pedirle a tu novio que renuncie a su mascota.

Ten en cuenta que es bien cierto eso que dicen del perro como el mejor amigo del hombre, así que no puedes imponerle una elección. Eso sería como hacerte elegir a ti entre tus amigas y él. Pero la próxima vez que estéis enfrascados en la pasión bajo las sábanas y aparezca su perro a acompañaros, recuérdale que tu grupo de amigos sabe mantenerse alejado en esos momentos.

Lo que vas a necesitar es mucho tacto. No tienes que implicarte en los cuidados del animal, ni ocuparte de su crianza, pero tendrás que aprender a tolerar la presencia de la mascota en vuestra vida de pareja. Aunque si lo que tienes es un problema de alergia o de fobia, será mejor que pospongas la etapa de la convivencia un tiempo más.