Escucha a tu mascota: claves para entender a tu perro o gato

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Entender a tu mascota

La mayoría de las personas sabe que su mascota tiene su particular forma de comunicación, lo que ocurre que es que muchas veces no la entienden. Como una buena comunicación es fundamental no sólo entre las personas, sino también entre personas y animales, la farmacéutica veterinaria CEVA ha establecido en el estudio Feliway los puntos básicos para que puedas entender mejor a tu perro o a tu gato, ya que a través de su lenguaje corporal puede llegar a expresar sus deseos, necesidades y estado de ánimo.

El movimiento de la cola

Una de las claves del lenguaje de tu mascota es el movimiento de su cola, aunque dichos movimientos varían su significado según se trate de un perro o un gato. Así, por ejemplo, cuando se sienten felices y tienen ganas de jugar, los gatos mueven su cola hacia arriba, mientras que los perros la agitan con fuerza a los lados. Con la cola baja el gato te está transmitiendo que está triste, pero para el perro significa tranquilidad y relajación.

La cola rígida también te puede indicar las intenciones de tu animal de compañía. En el caso de un gato se trata de una posición de espera, mientras que el perro está demostrando su autoridad. Si el animal tiene la cola entre las patas se trata en ambos casos de una situación de temor o disgusto. Pero en cualquier caso conviene estar atentos a los movimientos de la cola de nuestra mascota porque puede indicarnos no sólo su estado de ánimo, sino también si tienen algún problema que hay que tratar.

Qué quiere decirte tu gato

Mucha gente cree que es más fácil comunicarse con un perro que con un gato. Es cierto que los perros tienen un comportamiento más cercano con las personas y más grupal entre ellos, lo que podría definirlos como más "extrovertidos" que los gatos. Sin embargo, aunque los gatos se caracterizan por su independencia y por un comportamiento más autónomo, eso no quiere decir que la comunicación que se llega a establecer con un gato sea también muy estrecha.

Los sonidos que producen los gatos son otra forma específica de su lenguaje. Conviene prestar atención a murmullos, maullidos y bufidos de nuestro gato si queremos saber qué nos quiere decir. El ronroneo del gato se produce en situaciones placenteras, mientras que los bufidos indican disgusto o miedo, pero en cualquier caso, se trata de una situación de alarma para el animal. Hay que tener especial cuidado con el ronroneo, porque en ocasiones puede presentarse también en una situación traumática expresando así el estrés del gato.

Por su parte los maullidos pueden tener diversos significados, por lo que para su compresión tendrás que observar también el movimiento de su cola o su lenguaje corporal. A través de los maullidos el gato puede estar pidiéndote algo o exigiéndolo, pero también puede estar expresando una queja o que algo le sorprende. Pero es cierto que el significado y el tipo de maullidos también varían mucho de una raza a otra.