Trabajar con tu perro o gato: un nuevo puesto en la oficina

Los beneficios de llevar a tu perro a la oficina, ¡siempre dog y cat friendly!

Teresa Guerra

Por qué trabajar con tu perro o gato: un nuevo puesto en la oficina

Dicen (y nosotras lo confirmamos) que el perro es el mejor amigo del hombre. Y, por tanto, ¿qué hay mejor que compartir oficina con tu colega más fiel? Cada vez hay más empresas que están convencidas de los grandes beneficios de trabajar con tu perro o gato. Por eso, animan a sus trabajadores a que se lleven a sus mascotas a la oficina.

Te ofrecemos algunos argumentos para que puedas convencer a tu jefe para convertir vuestra oficina en dog friendly.

Los beneficios de trabajar con tu perro o gato

1 Se reduce el estrés laboral

Tener mascotas en la oficina reduce el estrés y la ansiedad de los trabajadores, no solo para los dueños de los animales.

2 Menos sensación de culpa

Disminuye el sentimiento de culpabilidad por dejar solo o con un extraño a tu mascota.

3 Te hace más feliz

Aquellos que comparten oficina con perros y gatos son más felices. Esta comprobado que las mascotas ayudan a mejorar el humor de los empleados.

4 Mejora las relaciones laborales

Al estar más contentos, las relaciones entre compañeros son mucho más suaves y sencillas. Además, se mejora la comunicación entre el personal.

Tener a tus perros y gatos en tu oficina

5 Aumenta la creatividad

Los empleados se sienten más inspirados y son más creativos si están rodeados de animalitos, algo imprescindible para algunos puestos.

6 Jornadas más cortas

La larga jornada laboral no es tan dura con el pequeño 'Toby' o 'Misifú' ahí al lado, pudiendo acariciarle o jugar con él en los momentos de comida o descanso.

7 Ahorro de dinero

Los trabajadores ahorran dinero al no tener que pagar a un paseador o una guardería para que se quede con la mascota durante el horario laboral. Por otro lado, no gastará tanto dinero en reformas para arreglar todos los desperfectos ocasionados por la mascota mientras está solo en casa.

8 Mejora del rendimiento

Gracias a que el trabajador está más satisfecho en su puesto de trabajo, su rendimiento mejora.

Tener perros y gatos en la oficina, mejora el rendimiento en el trabajo

También sería bueno para tu mascota

Trabajar con tu perro o tu gato tiene muchos beneficios para ti, pero también para ellos.

9 Pasa menos tiempo solo en casa

Si tu jornada laboral te parece larga, imagínate cómo la ve tu perro que se queda encerrado en casa esperándote a que vuelvas. Todas las horas que está contigo en la oficina, es tiempo que no se siente solo y abandonado.

10 Más acostumbrado a la gente

Estar en la oficina enseña a los perros a socializar y a acostumbrarse a la gente. De esta forma, no lo pasará tan mal cuando tengas invitados en casa u os encontréis con desconocidos en la calle. Además, ¡aprenderá a comportarse!

11 Aprende a estar con otros perros y gatos

Tu mascota no es la única de la oficina y, por tanto, aprenderá a convivir y relacionarse con otros perros y gatos. Esto es muy beneficioso para su aprendizaje y, además, ¡se lo pasa genial!

12 Se expone a ruidos y otras situaciones

Es muy posible que tu mascota vea tu casa como su refugio: conoce todos sus rincones, se siente seguro, está acostumbrado al tipo de olores y sonidos más habituales… Sin embargo, sacarle de su hogar puede ser un reto muy estimulante para tu mascota que, además, aprenderá a enfrentarse a nuevas situaciones.  

Beneficios de trabajar con tu perro o gato

Algunos inconvenientes de compartir oficina

Pero, aunque nos encantaría decir que llevar los perros a la oficina es todo ventajas, lo cierto es que también tiene algunos inconvenientes, sobre todo para algunos trabajadores en concreto. Estos son algunas de las razones que argumentan aquellos que no quieren trabajar en oficinas con mascotas.

+ Hay mucha gente que tiene alergia a los pelos de los animales, tanto perros como gatos. Algunos trabajadores podrían pasarlo muy mal con los síntomas de alergia que no siempre mejoran con la medicación.

+ Hay quien sufre un miedo irracional a los perros, ya sean grandes o pequeños.

+ Aunque el rendimiento de los trabajadores mejora, al principio es posible que los empleados se distraigan más. Hasta que se acostumbren a estar rodeados de las mascotas, no podrán resistirse a mirarlas y jugar con ellas.

+ Aquellos perros que no saben comportarse o que no han sido adiestrados todavía pueden ser una molestia para los trabajadores, tanto por sus ladridos como por sus travesuras. Por eso, la empresa deberá determinar qué perros deberían venir a la oficina. Por otro lado están los dueños irresponsables que no desparasitan a sus perros.

+ Antes de ser dog friendly, las oficinas deben adaptarse para que los perros y los gatos se sientan a gusto. En caso contrario, no se encontrarán a gusto y podrían empezar a comportarse mal (y con razón). Por eso, las oficinas adaptadas a perros tienen un hueco con camas para que descansen, tienen espacios en los que pueden pasear o jugar, tienen comederos para las mascotas…

+ Muchos trabajadores experimentan grandes dificultades para transportar desde su casa hasta el lugar de trabajo a sus perros y gatos. No todos los transportes públicos admiten a las mascotas ni todos los coches están adaptados para llevar a perros y gatos.

Los perros y los gatos en la oficina

Y tú, ¿te llevarías a tu perro al trabajo?

Pues, a pesar de todas las ventajas que tiene compartir oficina con tus mascotas, según diversas encuestas no todo el mundo estaría dispuesto a hacerlo. De hecho, hay muchos trabajadores que tienen permitido llevarse a su animal de compañía al trabajo y, sin embargo, prefieren no hacerlo por las dificultades que conlleva. Muchos serían más partidarios de llevarlos al trabajo si hubiera una especia de guardería para mascotas.

¿Te gustaría trabajar con tu perro o gato?