De casada a soltera: tómatelo con humor

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Tú creías que tu matrimonio iba a ser para ser para siempre y por eso el divorcio tambaleó todos tus cimientos. Llorar y lamentarse por el fin de tu matrimonio es normal hasta cierto punto, pero en realidad supone una liberación y el divorcio está lleno de ventajas. El paso de casada a soltera se da más rápido si te lo tomas con humor y tú puedes hacerlo.

Cómo tomarte con humor tu soltería

Lo cierto es que tiene su gracia que te encuentres en esta situación. Divorciada y joven con un borrón en tu expediente sentimental pero con todo un cuaderno de páginas en blanco por llenar. ¿No te hace gracia? Lo primero que debes aprender es a reírte de ti misma. Saca las fotos de la boda y recréate en cada detalle absurdo y en esas señales que ya aquel día presagiaron que lo vuestro no iba a ser para siempre.

Relájate pensando que ya nunca más vas a tener que ir a comer a los domingos a casa de tu suegra y disfruta pensando que te has llevado un dos por uno: te has librado al mismo tiempo de tu pareja y de tu suegra. A eso se le llama economizar esfuerzos y es propio de personas competentes y que saben lo que se hacen. Y esa eres tú. Ahora llama a tus amigas.

Puede que tu vida matrimonial te haya alejado un poco de tus amigas, pero no dudes que ellas estarán ahí para ayudarte a pasar el mal trago del divorcio entre risas. Acércate especialmente a esas amigas solteras o haz amistades nuevas que te inicien en el divertido y surrealista mundo de las solteras de cierta edad, de esas mujeres que ya están curtidas en convertir desengaños en anécdotas para morir de risa.

Empieza por sonreír pensando en lo que te espera a partir de ahora, con todo tu tiempo para ti, para investigar, para despertar a la vida real. Y ríete pensando en todas esas sorpresas que te vas a llevar cuando aterrices en el nuevo mundo de ligar por Internet, con las torpezas que vas a cometer como principiante y con la rebeldía de volver a vivir una adolescencia.