Horóscopo chino y compatibilidad de signos: la mujer Cabra en el amor

Lo que siempre quisiste saber sobre la mujer Cabra

María Fernández

Descubre quién es tu alma gemela gracias al horóscopo chino. Este zodiaco explica que, según el año en el que hayas nacido, te sentirás identificada con las cualidades de uno de los doce animales así como alguno de los cinco elementos del Yin Yang. De esta forma, serás más compatible con ciertas personas según cómo vuestros animales se atraigan. El horóscopo chino te habla sobre la compatibilidad de signos y nos centramos en la mujer Cabra en el amor.

La Cabra es el octavo signo del horóscopo chino. Estarás bajo la influencia de este animal si has nacido en algunos de los siguientes años: 1907, 1919, 1931, 1943, 1955, 1967, 1979, 1991, 2003 ó 2015. Recuerda, sin embargo, que si eres de enero, pertenecerás al signo anterior. Esto se debe a que el calendario chino empieza en febrero. David Bisbal es uno de los famosos nacidos bajo el signo de la Cabra.

¿Con quién es compatible la mujer Cabra?

La mujer Cabra es creatividad; le gusta que su imaginación vuele y dejarse llevar por sus sentimientos. Sin embargo, no es muy dada a las locuras, ya que es capaz de mantener siempre la templanza. Es precisamente esa serenidad que comparte con los Cerdo y los Conejo lo que los hace tan compatibles. Juntos podrán disfrutar de algún plan tranquilo como una charla profunda en la sala de estar o compartir una película. Aman lo artístico en todas sus expresiones, por lo que disfrutarán con planes que estimulen su intelecto.

A las mujeres Cabra no les gusta demasiado ser el centro de atención y se sienten más cómoda en los ambientes conocidos o de pocas personas. Y es que ellas son reservadas y celosas de su intimidad. A veces, por tanto, es difícil que se dejen conocer. Es por ello quizá por lo que los hombres Rata, con una personalidad tan distinta, les cuesta tanto acercarse a las mujeres de este signo del zodiaco.

Las mujeres Cabra son muy sensibles. El amor con los hombres Buey tampoco parece fácil, ya que ellos son mucho más meticulosos y prefieren la razón a las emociones.