Pasos para que no te sobrepase una ruptura

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

A veces no hay final feliz, a veces las relaciones de pareja se rompen y te hundes en una temporada de tristeza y desolación a la que no sabes cómo poner fin. El dolor tras una ruptura sentimental es inevitable, pero debes procurar que no te sobrepase esa ruptura. Tenemos algunos consejos para pasar página cuanto antes y con menos cicatrices.

Cómo hacer para que una ruptura no te sobrepase

El peligro de una ruptura sentimental es que te quedes estancada en el dolor y no consigas salir del pozo. El daño está hecho y hay que aguantar el dolor, pero hay muchas formas de llevar ese duelo sentimental. Reponerse no es el objetivo, sino reponerse cuanto antes para que el drama no se instale en tu vida para siempre.

1 Drama. Dramatizar es un derecho cuando rompes con tu novio, pero debes establecer un tiempo concreto para envolverte en la tragedia. Una semana será suficiente para llorar con tus amigas las penas del desamor, luego oblígate a sonreír.

2 Olvidar. Una cosa es que aparques el drama de la ruptura y otra cosa es que pasada una semana hayas conseguido olvidar a tu exnovio, porque no es así. No estás buscando olvidar cuanto antes, sino conseguir que su recuerdo no te haga daño. Así que no trates de borrar de tu mente esa relación que ya terminó.

3 Vida social. Aunque no te apetezca demasiado debes salir cuanto antes. Estás mal, te sientes fatal y con la autoestima por los suelos, pero disimular tu dolor delante de otras personas te ayudará a que tus emociones negativas pierdan intensidad. Sal y relaciónate con amigos conocidos o atrévete a conocer otro tipo de gente.

4 Vida sexual. Después de una ruptura deberás esperar un tiempo para enamorarte, pero puedes tener sexo con el corazón roto. No solo puedes, sino que también debes ocuparte de tu vida sexual porque es una práctica bastante recomendable para superar antes el desamor.

5 Pasar página. Para no quedarte instalada en el dolor deberás trabajar tu autoestima, dejar de sentirte culpable o aparcar el victimismo. Para lograrlo vas a necesitar ciertos momentos de introspección, a solas contigo misma, hasta que te convenzas de que te mereces ser feliz ya.