Ventajas e inconvenientes de que tu pareja ya tenga hijos

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Dicen que una relación de pareja es cosa de dos, pero a veces interviene más gente. Cuando tu pareja tiene hijos puede resultar todo un problema o puedes dedicarte a buscar las ventajas de la situación. Porque todo en esta vida tiene su lado bueno y su lado malo, que tu pareja tenga hijos tiene sus ventajas y sus inconvenientes.

Ventajas de que tu pareja tenga hijos

Si eres de las que no está por la labor de vivir la aventura de la maternidad, que tu pareja tenga hijos es una ventaja que debes aprovechar. Si él ya tiene hijos, tú no tendrás que ocuparte de esa sección de repoblación planetaria que se nos ha adjudicado a las mujeres por obra y gracia de la naturaleza. Ya está hecho, ya te puedes olvidar del tema.

Pero tal vez sí tengas pensado tener hijos en un futuro y te preguntes si será un problema que tu pareja ya tenga hijos. No es ningún problema, sino todo lo contrario. Que ya sea padre te garantiza casi con seguridad que tu novio no sea un Peter Pan incapaz de adquirir responsabilidades. E imagínate la ventaja de que uno de los dos no sea primerizo cuando tengáis a vuestro bebé.

Inconvenientes de que tu pareja tenga hijos

Un novio con hijos no deja de tener sus desventajas y la principal es que los niños le quitarán tiempo. Todo ese tiempo que tú quieres para pasar a solas con él y disfrutar de vuestro amor ser verá reducido e interrumpido por la aparición de los niños de tu pareja. Puede llegar a ser un engorro, así que valora bien cómo quieres vivir la relación de pareja, porque los niños son del todo insustituibles e inevitables.

Puede que te resulte un tanto egoísta pensar que esos adorables niños te están robando tiempo para estar con tu padre, pero es que el amor es así de egoísta. También resulta un inconveniente que tu novio ya tenga hijos si tú también los tienes. ¿Te imaginas juntando a todos esos niños? Los celos entre los hermanastros son de lo más frecuente y no siempre se pueden gestionar bien. Pero estamos seguras de que si hay voluntad, al final llegaréis a ser una familia de película.