Qué pasa si me enamoro del hombre equivocado

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Enamorarse del hombre equivocado

El hecho de que las relaciones de pareja se rompan nos indica que tenemos tendencia a elegir al hombre equivocado. Y es sabido que hasta el mejor maestro tiene un borrón, así que no pasa nada si en nuestro historial sentimental tenemos unos cuantos borrones. Nos estamos preguntando qué pasa si te enamoras del hombre equivocado y la verdad es que todo depende del tamaño de la equivocación.

Consecuencias de enamorarte del hombre equivocado

Porque hay hombres equivocados, hombres tóxicos, hombres peligrosos y luego están los errores de los que no quieres ni acordarte porque, en serio, ¿cómo pudiste estar con un hombre así? Y es que es cierto eso de que el amor es ciego y al principio no puedes ni imaginar que ese hombre casi perfecto del que te acabas de enamorar esconde unas características que resultan ser inaceptables.

Las consecuencias de enamorarse del hombre equivocado varían según el grosor del error. No es lo mismo enamorarse de un hombre casado, por ejemplo, que no deja de ser una gran equivocación porque vas a sufrir bastante, que enamorarse de un hombre un tóxico que intenta anularte y separarte de tu círculo más cercano. Porque en este último caso las consecuencias pueden ser peligrosas.

Luego están los hombres equivocados porque son erróneos en sí mismos, en el tiempo o en el espacio de tu vida, que no encajan. Algunos ejemplos son el Peter Pan que no puede ser coherente con sus sentimientos, el egocéntrico que no puede ver más allá de su ombligo o el rebelde sin causa cuya única lucha es no dar un palo al agua en su vida. Todos ellos hombres equivocados pero a los que puedes dejar atrás sin graves secuelas.

Tampoco conviene que te tortures y decidas que no sabes elegir bien a los hombres, porque enamorarse de la persona equivocada pasa en las mejores familias. Lo único de lo que debes preocuparte es de alejarte de esos hombres vampiros que pretenden engullir tu personalidad y dejarte sin tu esencia. Por lo demás, cualquier error, aunque sea en forma de hombre, cuenta como experiencia.