Cómo cuidar la sensible piel de las axilas

Marta Valle

La piel de las axilas es excesivamente delgada, por lo que tiende a sufrir multitud de lesiones y daños, aunque también es cierto que estas mismas características predisponen a esta área corporal a absorber los productos que nos aplicamos de una forma más rápida y efectiva.

Los daños más comunes en la epidermis de las axilas se generan a causa tanto del afeitado como de la depilación ya que son técnicas de eliminación de vello que pueden producir oscurecimiento, inflamación y daño a nivel cutáneo. Por estas razones, resulta absolutamente imprescindible un correcto cuidado de esta zona.

Tratamientos para la piel de las axilas

+ El afeitado tiende a erradicar una parte considerable de la piel de las axilas, por lo que el resultado suele redundar en una mayor sequedad en el área. Por lo tanto, debemos ser bastante cuidadosas y proporcionar la hidratación adecuada para que el proceso no resulte tan dañino.

En primer lugar, la superficie ha de estar limpia a través de la utilización de productos suaves, procurando evitar el uso de jabones fuertes que dispongan propiedades antisépticas. También conviene observar detenidamente la dirección de crecimiento del vello, de cara a realizar su extracción en el mismo sentido ya que de lo contrario podemos promover la entrada de microbios en los poros.

+ La acumulación de células muertas resulta uno de los factores principales que generan un oscurecimiento palmario de la epidermis en las axilas. Hemos de recurrir a una exfoliación frecuente –unas tres veces por semana- a través de una crema suave, además de evitar en todo momento la realización del peeling después del afeitado, ya que podemos desarrollar un proceso de irritación generalizada.

+ Los dermatólogos recomiendan la utilización de desodorantes que, a su vez, contengan propiedades hidratantes, con el objetivo de evitar la excesiva tendencia de esta zona a resecarse. Los productos específicos para pieles sensibles o los blanqueantes pueden aportar una mayor capacidad de recuperación de las células cutáneas. En la estación estival, no debemos olvidar dotar de protección añadida a la zona mediante el uso de una crema solar ya que el efecto de los rayos ultravioletas puede provocar daños de forma excesivamente sencilla.

Puedes leer más artículos similares a Cómo cuidar la sensible piel de las axilas, en la categoría de Piel en Diario Femenino.