Cómo elegir el desodorante que mejor se adapta a ti

Desodorantes en spray, de bola, en stik o en crema... pros y contras de cada uno

Cómo elegir el desodorante que mejor se adapta a ti

Elegir desodorante puede resultar un problema, sobre todo porque todos, en alguna ocasión, hemos cambiado de marca o de envase. De hecho, los expertos recomiendan cambiar cada seis o siete meses, ya que las bacterias que causan el mal olor, se vuelven resistentes y el producto deja de ser tan efectivo como era al principio.

El sudor está concebido en la sociedad como algo negativo, sobre todo el de las axilas que, además, suele dejar indeseables marcas en la ropa. Pero contrariamente a lo que pueda pensar la gente, el sudor no huele. Lo que produce el mal olor son las bacterias que lo degradan. De hecho, el sudor es necesario para eliminar toxinas de nuestro cuerpo y para regular nuestra temperatura corporal.

Las glándulas sudoríparas son las encargadas de producir el sudor y existen dos tipos: las ecrinas, que se encuentran distribuidas por todo el cuerpo, pero sobre todo en las palmas de las manos y en las yemas de los dedos. Y las apocrinas, que son las que nos hacen producir sudor en determinadas circunstancias como cuando nos estresamos. Éstas son las que se encuentran en las axilas.

Cómo elegir el desodorante 

Un buen desodorante debe ser capaz de bloquear el sudor, eliminar el mal olor y permitir la transpiración, entre otras cosas, pero no todos cumplen estas características. ¿Qué formato de desodorante es más efectivo? ¿Es mejor el de spray o el de bola? Pues no existe una respuesta concluyente para esta pregunta porque dependerá de nuestras características corporales, de nuestras necesidades o de nuestros gustos con respecto a los aromas.

+ Desodorantes en spray

Son los más cómodos puesto que se secan antes que los otros y aportan instantáneamente una sensación de frescor. Además, se pueden utilizar por todo el cuerpo, a modo de perfume, por todo esto es el formato más utilizado por los españoles. Por contra, contienen alcohol por lo que resultan bastante agresivos para las pieles sensibles y con tendencia a la dermatitis, pueden irritar las mucosas y, si te rasuras con cuchilla, la sensación de escozor es muy desagradable. Además, su durabilidad en el tiempo llega hasta que se pasa el perfume por lo que no te dará cobertura 24 horas. Otro de los factores a tener en cuenta es que no se pueden transportar en el equipaje de mano del avión.

+ Desodorantes en bola o roll-on

Son menos agresivos que los anteriores, al aplicarlos aportan humedad a la piel, por lo que tardan más en secarse y cuidan más la piel porque son mucho más cremosos. Aunque tardan más en secarse, esto se traduce en una mayor protección, que puede durar hasta 24 horas. Además, suelen ser más baratos que los de spray. Como punto negativo diremos que éstos tampoco se pueden transportar en el avión.

+ Desodorante en stick

Este formato es menos utilizado que los dos anteriores, ya que, a pesar de su durabilidad en el tiempo, deja residuos en la piel y es muy fácil que también los dejen en la ropa. Al contrario que los otros envases, sí podemos llevarlo con nosotros en el equipaje de mano del avión.

+ Desodorante en gel o crema

Son los menos agresivos para nuestra piel. Por lo general se venden en farmacias y son ideales si tienes una piel muy sensible porque no contienen alcohol.

Componentes del desodorante

Mucho se ha hablado sobre la utilización de los desodorantes, sobre su conveniencia o sobre la necesidad de utilizarlo. Lo primero que debemos conocer, antes de aplicar nada sobre nuestra piel, son los componentes pues la piel absorbe una gran parte de lo que aplicamos sobre ella y todo esto va directo a nuestro organismo.

Hay que tener en cuenta que los desodorantes contienen sustancias absorbentes y bactericidas. La principal sustancia absorbente es el talco, aunque no actúa contra el olor. También contienen sustancias anti-enzimáticas, que actúan contra las bacterias causantes del mal olor. Y, por último, algunos contienen alcohol, que también actúa contra las bacterias e inhibe la descomposición del sudor, pero, como ya hemos dicho, puede producir erupciones en caso de piel sensible.

Nuestro consejo es que siempre elijas el producto más adecuado a tus necesidades y a tu piel. Que optes por una fórmula desodorante y antitranspirante. Y que siempre apliques el producto sobre una piel limpia para un óptimo funcionamiento.

María Cerrato de la Fuente  •  miércoles, 11 de octubre de 2017

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x