Cuidados caseros para reducir la sensibilidad de la piel

Irene Gusi

La piel sensible es aquella que se enrojece con facilidad o se irrita demasiado con el uso de algunos cosméticos o por climas fríos o cálidos. En términos médicos también se reconoce a este tipo de piel cuando está ten seca que ya no protege las terminaciones nerviosas y los síntomas son pústulas, erosión o granitos en la piel. Para reducir la sensibilidad de la piel existen algunos trucos caseros muy eficaces y sencillos de llevar a la práctica.

Remedios caseros para evitar la piel sensible

+ Mantener la piel hidratada. Los productos con propiedades hidratantes ayudan a sellar la humedad de la piel y forma un escudo protector en ella. Para conseguirlo solamente necesitarás una crema hidratante y tomar, al menos, cinco vasos al día de agua.

+ Cuidar la alimentación. Una dieta saludable es fundamental para mantener la piel en perfecto estado. El agua, como hemos mencionado anteriormente, es imprescindible para conseguir esa piel hidratada, pero también hay que combinarlo con zumos naturales, alimentos frescos, vegetales y frutas.

+ Proteger la piel del sol. Los daños causados por los rayos del sol pueden provocarnos mayor sensibilidad en la piel. Para evitarlo protégete del sol durante cualquier época del año con cremas específicas.

+ Hacer ejercicios de relajación. Para que el estrés no afecte al estado de salud de nuestra piel podemos probar con ejercicios que nos ayuden a relajarnos. Realiza un ejercicio diario de 20 minutos para liberar tensiones y sentirte espléndida.

+ Dormir 8 horas diarias. No podemos pasar por alto la importancia de dormir 8 horas diarias y también que esas horas empiecen lo antes posible. La piel se repara mientras dormimos y, si no cumplimos las horas estimadas de sueño el proceso natural para sanar la piel no será efectivo.  

Puedes leer más artículos similares a Cuidados caseros para reducir la sensibilidad de la piel, en la categoría de Piel en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: