10 remedios caseros contra el insomnio

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

No siempre las pastillas para dormir son la mejor solución para combatir el insomnio. También podemos recurrir a la naturaleza y a la sabiduría popular para recoger todos esos remedios caseros que nos pueden ayudar a dormir mejor. Hemos elaborado una lista con 10 remedios caseros contra el insomnio, que no están contrastados por la ciencia médica, pero que seguro no nos van a sentar nada mal. Porque creemos que a veces, la mejor solución se encuentra en las cosas más sencillas, te presentamos 10 remedios de la abuela contra el insomnio.

Remedios caseros para dormir bien

1. El típico vaso de leche con miel recomendado por tu abuela no era una idea tan peregrina como creías. La leche contiene melatonina, que ayuda a mejorar la calidad del sueño, así que puedes evocar la niñez y volver a tomar antes de acostarte un vaso de leche templada con miel.

2. Hacer algo de ejercicio físico es fundamental para conciliar el sueño, pero debes tener en cuenta que no conviene hacerlo justo antes de dormir. Es mucho mejor practicar algo de ejercicio unas cuatro horas antes de ir a la cama y procurar que no sea un deporte que exija mucho esfuerzo. Se trata de relajar el cuerpo, no de agotarlo.

3. Darse un baño relajante 20 minutos antes de acostarte no solo te ayudará a dormirte antes y mejor, sino que además te relajarás y conseguirás poner el punto final a un día estresante lleno de preocupaciones. Disfruta de un baño con sales perfumadas y prepárate para ir a dormir.

4. Meter dentro de la almohada un saquito relleno de lúpulo seco. Meterte en la cama y cerrar los ojos acompañada del olor del lúpulo te ayudará a sosegarte y a relajar los músculos.

5. Hay muchas personas, sobre todo mujeres, que se quejan de tener los pies siempre fríos. Si eres de la que se acuesta con los pies fríos, probablemente sea esa sensación la que no te deja dormir. Así que como remedio, puedes acostarte con calcetines o recurrir a la clásica bolsa de agua caliente.

6. Pulverizar un poco de nuez moscada en un zumo antes de ir a dormir da muy buenos resultados para conseguir dormirte rápidamente.

7. Aunque no lo hemos contrastado, nos han asegurado que comer un preparado de un puré de plátanos maduros con una pizca de comino tostado después de una cena ligera, es un remedio infalible para ir a la cama con sueño.

8. Un masaje en la sien con un preparado que puedes hacer tú misma con un chorrito de aceite de oliva y una gotas de aceite esencial de azahar parece ser que relaja hasta tal punto que puedes quedarte dormida en el intento.

9. Colocar en la mesilla de noche un tarro cerrado con una cebolla cortada en rodajas. Al meterte en la cama, inhalas la cebolla y con ello induces el sueño. Además, es un remedio que puedes volver a utilizar si te despiertas en medio de la noche.

10. Perfumar la habitación con olor a lavanda crea un ambiente muy relajante propicio para vencer el insomnio y atraer el sueño.