Remedios caseros para eliminar el acné

Marta Valle

El acné es una anomalía bastante desagradable y molesta que se da fundamentalmente en la adolescencia debido, ante todo, a la gran cantidad de cambios hormonales que operan en el organismo femenino durante esta etapa vital. Se trata de una condición inflamatoria de las glándulas sebáceas que se materializa a través de diferentes tipos de lesiones que se pueden ubicar en zonas corporales como los hombros, el pecho, el cuello y, especialmente, la cara. Aunque se necesita dedicación para mantener la piel limpia de imperfecciones, es posible combatir la proliferación de acné mediante la utilización de remedios caseros.

Combatir el acné con remedios caseros

El tomate puede convertirse en un estupendo remedio casero ya que su acidez ayuda a que se seque todo aquel acné que haya brotado durante un periodo de tiempo determinado. Una forma muy sencilla de utilizar esta fruta para mantener una piel sana y lisa consiste en abrirlo en rodajas y colocarlas directamente sobre las zonas corporales más conflictivas. También podemos optar por triturar o moler el tomate, de forma que tenga una consistencia pastosa y se pueda aplicar fácilmente a modo de mascarilla facial.

Entre nuestras compras habituales no suele faltar un ingrediente tan importante para la dieta mediterránea como resulta el ajo. Se trata de un remedio casero muy popular para el tratamiento del acné ya que contiene azufre, una sustancia muy potente capaz de eliminar todas aquellas bacterias que han causado la aparición de esta anomalía. Si frotamos varias veces a lo largo de la jornada las áreas afectadas por las erupciones con un diente de ajo crudo y laminado, notaremos como la inflamación asociada a esta problemática va remitiendo progresivamente.

El zumo de limón resulta otra de las alternativas caseras más usadas como tratamiento tópico para reducir el impacto del acné en la piel. Las propiedades de esta fruta ayudan a eliminar tanto el exceso de grasa como las células muertas de la epidermis, además de funcionar eficazmente como agente antibacteriano y astrigente. Para un correcto uso podemos remojar un algodón en el zumo y aplicar generosamente por toda la zona afectada. Hemos de dejarlo actuar toda la noche y aclarar la piel una vez nos levantemos.