Remedios caseros para la tos: cómo dejar de toser de forma natural

Marta Valle

La tos es una reacción corporal que puede darse debido a cierta variedad de factores, especialmente cuando sustancias como el polvo y el polen o microorganismos como las bacterias y los virus irritan las terminaciones nerviosas presentes en las vías respiratorias que se sitúan entre los pulmones y las amígdalas. La tos, por tanto, es una forma que dispone nuestro organismo de limpiar las áreas afectadas y liberarse de estos agentes externos. Los médicos tienden a recetarnos jarabes con el objetivo de lograr paliar las molestias que inicia esta anomalía. Tratamiento que puede verse complementado con el empleo de remedios caseros.

Aliviar la tos mediante el uso de remedios caseros

Uno de los remedios caseros más utilizados para calmar la tos es la miel. Existen incluso estudios científicos que evidencian y corroboran los efectos positivos que dispone este alimento sobre la tos. Para ello, podemos ingerirla directamente o, para conseguir unos resultados más efectivos, mezclarla con zumo de limón y con aceite de coco. Otra solución efectiva para aliviar las molestias que provoca esta reacción en nuestro cuerpo consiste en combinar una cucharada de miel con un poco de pimienta blanca. Ambas sustancias tienen un alto poder expectorante que facilita la expulsión de la flema.

Otro remedio casero tradicional para conseguir despegar la flema acumulada a través de la tos es el vapor de agua. Este efectivo truco puede prepararse de diversas formas, ya sea solo con agua, añadiendo sal o mediante una combinación de hierbas medicinales -como el eucalipto, la salvia, el tomillo, el saúco o la menta- con propiedades específicas para aliviar los problemas de carácter respiratorio. Basta con poner una olla de agua a hervir y añadir la sustancia que hayamos elegido.

La cebolla es otro de los grandes aliados de los que disponemos para combatir los ataques de tos. Se trata de un remedio casero y popular gracias a sus innegables virtudes que ayudan a desinfectar y a bajar inflamaciones en las vías respiratorias de forma muy efectiva. Se puede utilizar cortándola por la mitad y aspirando su aroma directamente o a modo de infusión combinándola con miel, limón y un poco de jengibre.