Remedios caseros para reducir el ácido úrico de nuestro cuerpo

Marta Valle

El exceso de ácido úrico en nuestro torrente sanguíneo provoca que esta sustancia se concentre en determinados emplazamientos del organismo, especialmente en las articulaciones, generando una suerte de cristales -llamados de urato- que generan dolor a partir de una fuerte inflamación.

Es frecuente que esta anomalía afecte, como hemos dicho, a pequeñas articulaciones como los dedos de los pies o de las manos, aunque también puede darse en los puntos de unión de otros huesos. De no frenarse a tiempo, es una problemática que puede derivar en patologías más graves como la gota. Aparte de la pertinente visita al médico de cabecera, podremos complementar los consejos del especialista con unos cuantos remedios caseros.

Frenar el exceso de ácido úrico con remedios caseros

El primer remedio casero que debemos llevar a cabo para conseguir frenar el avance de un exceso de ácido úrico es el control de nuestra dieta. Si se presenta esta problemática en nuestro organismo, habremos de eliminar ciertos productos de nuestra rutina alimentaria que pueden incrementar los niveles de ácido úrico. Es el caso de las carnes rojas, el alcohol, las bebidas a base de agua carbonatada, las vísceras o el marisco. Del mismo modo, resulta absolutamente fundamental beber mucha agua puesto que nuestro cuerpo expulsa esta toxina a través de la orina.

Un remedio casero clásico a la hora de descender los niveles de ácido úrico en nuestro organismo consiste en mezclar 30 gramos de arándanos rojos en un litro de agua fría, calentar la mezcla y mantenerla en ebullición durante un periodo de tres minutos. Una vez reposada la infusión durante diez minutos, habremos de colar el líquido y realizar tres tomas a lo largo del día. También podemos mezclar una cucharada de aceite de soja con tres gotas de aceite de romero para aplicar en forma de masaje sobre la articulación afectada.

Otro de los grandes trucos caseros para lograr reducir el impacto del ácido úrico sobre las articulaciones es el consumo de alcachofas. Este vegetal dispone propiedades diuréticas que van a ayudar a eliminar esta toxina a través de la orina. En el mismo sentido también podemos usar cebollas, manzanas e, incluso, fresas.