Remedios caseros para tratar las varices

Marta Valle

Las varices suponen una de las grandes preocupaciones en las vidas de las mujeres, y no sólo por lo molestas que pueden llegar a ser sino también porque resultan muy poco estéticas y embarazosas. Esta problemática se debe a una hinchazón de las venas generada por una circulación deficiente de la sangre que aumenta la presión sobre las paredes de las venas y las deforma.

Por regla general, suelen aparecer en las piernas y tienden a ser bastante dolorosas, por lo que va a resultar esencial encontrar tratamientos adecuados para evitar su aparición. En el caso de no haber llevado el cuidado preciso, podemos recurrir a una serie de remedios caseros para tratar las varices de una forma conveniente.

Tratar las varices mediante remedios caseros

El cristal de sábila, conocido normalmente como aloe vera, es uno de los mejores remedios caseros para tratar con cierta eficacia el problema de las varices. Para optimizar adecuadamente las propiedades de esta planta, hemos de extraer dicho cristal, calentarlo ligeramente y aplicarlo en las piernas a través de compresas. Dejándolo actuar unas cuantas horas podremos observar su gran capacidad tanto regeneradora como cicatrizante y tonificadora. El castaño de indias, por su parte, dispone un compuesto llamado encina que posee propiedades beneficiosas para el sistema circulatorio impidiendo, a su vez, la formación de inflamaciones.

Otro de los grandes remedios caseros para tratar las varices redunda en la preparación de compresas a base de vinagre de manzana ya que dispone de una multitud de propiedades medicinales potenciadas por su contenido en sales minerales, calcio, potasio, cinc, fósforo y vitaminas del grupo B. Con este ingrediente también podemos fabricar una especie de mascarilla combinándolo con cristal de sábila y zanahoria. Para un correcto funcionamiento de esta especie de crema casera, habremos de dejarla actuar durante unos 30 minutos para retirarla posteriormente mediante el uso de abundante agua fría.

Hay sustancias residentes en la cola de caballo que pueden disponer propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, por lo que tomada a modo de infusión puede resultar un buen tratamiento casero para las varices. Por último, tenemos la opción del ajo, uno de los grandes clásicos en lo que se refiere al tratamiento de esta dolencia, que puede consumirse de forma tradicional inserto en nuestra dieta o preparado como una especie de pomada de alcohol. Sea como sea, el ajo va a ayudar a bajar la inflamación de las venas y a mejorar la circulación.  

Puedes leer más artículos similares a Remedios caseros para tratar las varices, en la categoría de Piel en Diario Femenino.