Remedios caseros para las hemorroides

Te ayudarán a aliviar los síntomas

Marta Valle

Las hemorroides son venas situadas en el ano que se inflaman y ocasionan un gran dolor. Estas almorranas, como se conocen popularmente, pueden ser de distintos tipos según la intensidad con la que se desarrollen. Las más graves necesitan medicamentos, mientras que las más leves pueden solucionarse con el paso del tiempo y un tratamiento apropiado desde casa.

Se han popularizado decenas de remedios caseros para las hemorroides que, en mayor o menor medida, sirven para aliviar las molestias. Estos son algunos de los más utilizados.

1 El hielo, el remedio casero para las hemorroides más eficaz

Aplicar hielo en la zona puede paliar la hinchazón que se produce en el ano a causa de la presencia de hemorroides. El frío ayuda a reducir la cantidad de sangre que se acumula en el área, de forma que las almorranas se desinflaman y se convierten en retráctiles, es decir, se pueden volver a introducir en el ano.

No se debe aplicar el hielo directamente sobre la piel, ya que este podría producir quemaduras. Hay que envolverlo en una toalla o en un paño bien limpios sobre la zona del ano durante unos minutos.

A su vez, y para que el remedio casero sea más efectivo, es posible aplicar calor posteriormente con el objetivo de aliviar las sensaciones de picor y dolor que pueden mostrarse tan molestas como para interrumpir y limitar nuestra vida diaria.

2 El vinagre de manzana para las hemorroides

Otro remedio casero tradicional bastante habitual para aplacar la aparición de hemorroides es el vinagre de manzana. Este producto ayuda porque tiene propiedades antiinflamatorias y analgésicas.

Esta solución se debe aplicar de forma externa. Por un lado, se puede mojar un poco de vinagre de manzana en una gasa o algodón y dar pequeños toques en la zona dolorida para que se desinflame.

Por otro lado, se puede utilizar el vinagre de manzana para hacer baños de asiento. Para ello, tendrás que llenar la bañera de agua templada tirando a fría o, si prefieres hacerlo sentada, un barreño o palangana. Añade un chorrito de vinagre de manzana e introduce la parte posterior de tu cuerpo de modo que el ano quede sumergido en el agua. El aceite de avellana, la corteza de roble, la salvia, el arrayán o la milenrama también funcionan en este tipo de baños de asiento. Pasados unos 15 minutos, lava bien la zona en contacto con el agua.

Si al aplicarte el vinagre de manzana notas una sensación molesta continuada durante un tiempo, deberías probar con otro tipo de remedio casero.

3 La manzanilla tiene propiedades antiinflamatorias

La manzanilla es uno de los remedios caseros más utilizados ya que sus propiedades son muy beneficiosas para acabar con distintos problemas del organismo. En lo que se refiere a las hemorroides, la manzanilla consigue desinflamar las venas hinchadas en el ano, que son las que producen el dolor y el picor.

Puedes aplicarte la manzanilla de diferentes formas según lo que te parezca más cómodo. Puedes echar unas gotas de aceite de manzanilla sobre un algodón y darte unos suaves toques en el ano con él. También puedes infusionar manzanilla y en ella mojar un algodón con el que tocarás la zona que te duele. Esta misma infusión de manzanilla puede servir para llevar a cabo un aliviador baño de asiento.

4 Las propiedades del ajo contra las almorranas

Es bien sabido que el ajo es antiinflamatorio, por lo que también viene bien para las almorranas. Para aplicarlo en la zona a tratar, se suele recomendar hervir un par de dientes de ajo machados en agua que, una vez fría, se debe colar y aplicar con un algodón empapado en la zona del ano.  

Por otro lado, utilizar hojas de acelga directamente en la zona o tomar habitualmente zumo de tomate también pueden ser remedios que complementen los tratamientos habituales de esta anomalía.

5 El aloe vera para las hemorroides

Son muchos los beneficios del aloe vera para el organismo: ayuda a curar las quemaduras, facilita la digestión, estimula el sistema inmune… y alivia el dolor de las hemorroides. Si tienes una planta en casa, extrae la pulpa de una de sus hojas y aplícala sobre la zona bien limpia con un dedo o con un poco de algodón. También puedes aplicarte alguna crema específica que contenga el aloe vera en alta concentración.

Recuerda que no debes aplicarte ninguno de estos remedios caseros si eres alérgico a alguno de los ingredientes que utilizan.

Cómo prevenir las almorranas

Los anteriores remedios caseros te ayudarán a que las hemorroides que ya tienes te duelan menos. Pero, ¿hay alguna forma de prevenir su aparición?, ¿cómo se puede hacer para que no empeoren? Las respuestas a estas preguntas se esconde en una serie de sencillos cambios de hábitos en tus rutinas. Toma nota de ellos.

+ Lleva una dieta variada y rica en alimentos con mucha fibra. De esta manera, evitarás el estreñimiento, una de las causas más frecuentes de las hemorroides. Cuando las heces son más compactas y duras, tienes que hacer más esfuerzo para expulsarlas de tu cuerpo lo que acaba forzando las hemorroides.

+ Llevar un vida más activa te permitirá prevenir las almorranas. Pasar mucho tiempo de pie o mucho tiempo sentado no te hace ningún favor.  

+ Las hemorroides son una de las complicaciones de la obesidad. El sobrepeso hace que una persona sea más proclive a padecer la enfermedad hemorroidal.  

+ Nunca te aguantes las ganas de ir al baño, porque conseguirás que tus heces se vuelvan más duras y que se acumulen en tu organismo. Todo ello, consigue sumar presión a las hemorroides, que acaban resintiéndose.

No dudes en acudir a tu médico si consideras que tus hemorroides necesitan más atención. Tu doctor de cabecera estudiará tu problema y si lo considera oportuno te recomendará que pidas cita con un proctólogo. Este médico, especialista en los problemas del recto, te realizará las pruebas oportunas para descartar que tu problema de hemorroides esconda algún otra enfermedad más peligrosa.