Qué son las hemorroides trombosadas: causas y tratamientos

¿Cómo se cura este tipo de almorranas?

Irene Gusi

Te contamos qué son las hemorroides trombosas y sus causas

Las hemorroides trombosadas son un tipo extremadamente doloroso de hemorroides. El dolor se experimenta al ir al baño, al caminar o al sentarse. Hablamos de las causas y de los tratamientos de este problema, mucho más común de lo que se podría pensar.

Te contamos qué son las hemorroides trombosadas

Las hemorroides son las almohadillas que alojan las venas del conducto anal. Cuando ejercemos una presión extrema en esta zona o tenemos cierto debilitamiento en el esfínter, se pueden inflamar produciendo molestias. Es en este momento en el que empezamos a hablar de enfermedad hemorroidal.

Las almorranas, como también se conocen las hemorroides, pueden ser más o menos graves, lo que determina el grado al que pertenece. Las más leves son las de grado 1 y las más graves son del 4. Además, pueden ser hemorroides internas, si se producen en el interior de la zona anal, o externas si están cerca del borde del ano.

Cuando se produce un trombo de sangre, hablamos de hemorroides trombosadas.

Causas de la trombosis en las hemorroides

Las hemorroides se producen porque la zona anal recibe una presión muy grande que no puede soportar. Como consecuencia, se produce una inflamación que produce molestias.

En ocasiones cuando existe una disminución en el flujo sanguíneo, las hemorroides se pueden llenar de sangre y, si se forma un coágulo de sangre dentro de la hemorroide que no logra salir, estamos ante una hemorroide trombosada. Se denomina de esta forma porque trombosis significa coágulo de sangre y esto afecta tanto a hemorroides internas como externas.

Las hemorroides trombosadas, causas y tratamientos

Estas son las causas más habituales que favorecen la aparición de almorranas.

+ Si sufres de estreñimiento, tendrás que hacer más presión al ir al baño, ya que las heces son más duras y compactas. Como resultado, puedes hacerte daño en las hemorroides.

+ La obesidad y el embarazo, que aumentan la presión en el suelo pélvico.

+ Existe cierto factor hereditario que te hace más proclive a sufrir de almorranas.

+ Estar mucho tiempo sentada o quedarte de pie durante largas jornadas, favorece el debilitamiento en el esfínter.  

¿Cómo sé si tengo una almorrana trombosada?

Es muy complicado descubrirse a uno mismo si se padece hemorroides trombosadas internas, ya que ocurren dentro del conducto anal. Sin embargo, sí que podrás distinguir las hemorroides externas con una autoexploración. Dependiendo en el grado en el que esté, notarás un bulto más o menos grande.

Al estar trombosada, apreciarás que tiene una consistencia dura. Esto se debe a que hay un coágulo de sangre. A diferencia de las hemorroides simples, las trombosadas no se podrán introducir de nuevo en el esfínter, ya sea manualmente con el dedo o por ella misma, debido al pequeño trombo.

Cómo curar una hemorroide trombosada

Las hemorroides más leves pueden tratarse con remedios caseros que aliviarán las molestias. La mayoría de estas curaciones tienen el objetivo aliviar los síntomas como bajar la inflamación, quitar el picor o evitar el estreñimiento. Estos son algunos de los remedios caseros más útiles para aliviar las molestias provocadas por las hemorroides más suaves.

1 Los baños de asiento

Los baños de asiento te harán sentir mejor. Puedes probar a poner dos barreños con agua a diferente temperatura, para notar el contraste entre una y otra, o utilizar agua tibia. Si utilizas alguna planta del tipo las hojas de la zarzamora, el roble y la malva, te ayudarán a desinflamar.

¿Padeces de almorranas? ¿Tienen trombos tus hemorroides?

2 Hielo para aliviar la inflamación

Colocar una barra de hielo en la zona dañada puede resultar muy aliviador y, al mismo tiempo, te puede ayudar a reducir la inflamación. Para que el hielo no te queme la piel, envuélvelo en un paño o toalla bien limpia.

3 Pomada contra las almorranas

Tu farmacéutico te podrá recomendar una pomada, parche o medicamento que te ayude a aliviar las molestias causadas por las hemorroides.

Si tienes una hemorroide trombosada que te provoca grandes dolores, debes acudir al médico para que te aconseje cómo curarla. No tienes ninguna necesidad de aguantar este dolor, sobre todo cuando los síntomas son muy duraderos.

Si la hemorroide trombosada produce un dolor extremo o los síntomas duran un largo periodo de tiempo, el doctor recomendará que el coágulo sea extirpado de manera quirúrgica o que se lleven a cabo otros tipos de tratamientos, según el caso. Estas son algunas de las posibilidades.

4 Remoción de coágulos

La remoción de coágulos es un procedimiento quirúrgico menor, donde el doctor aplica un anestésico local en la zona afectada y luego procede a cortar el coágulo.

Tratamientos para las hemorroides trombosas

5 La escleroterapia 

La escleroterapia se realiza inyectando un químico a la hemorroide para endurecerla. Al secar la hemorroide, se impide la circulación de sangre. Suele ser un procedimiento más utilizado para tratar las hemorroides internas, ya que produce un alivio rápido.

6 La foto coagulación infrarroja 

La foto coagulación infrarroja es un tratamiento donde se utiliza un láser infrarrojo para quemar la hemorroide trombosada. De esta forma, se estrangula la almorrana para que no tenga más circulación sanguínea. La técnica sirve para las hemorroides más pequeñas.

7 Criocirugía contra las hemorroides

En este tipo de intervención se utiliza nitrógeno líquido para congelar la hemorroide trombosada y que acaba cayéndose.  

8 Ligadura con banda elástica

Se coloca una pequeña banda en la base de la hemorroide para estrangularla y cortar la circulación sanguínea. Con ello se consigue que la almorrana se caiga con el paso del tiempo.