Cómo curar las hemorroides: remedios caseros para las almorranas

Tratamientos caseros hechos con aloe vera y acelgas para las hemorroides

Irene Gusi

Como curar las hemorroides con remedios caseros

La enfermedad hemorroidal es un problema que sufre mucha gente, aunque no todo el mundo hable de ella. Según algunas estimaciones, alrededor de la mitad de la población mayor de 30 años podría padecerlas. Debes saber que todos tenemos hemorroides, ya que se denomina así a unas pequeñas almohadillas que contienen las venas del conducto anal. Cuando estas se inflaman, se produce la enfermedad hemorroidal, y ahí es cuando empieza el problema. 

Las almorranas pueden llegar a ser muy molestas, por lo que los que las padecen buscan tratamiento desesperadamente. Pero, existen algunos remedios caseros para curar las hemorroides que te pueden ayudar a reducir el dolor.

Las causas de las hemorroides o almorranas

La enfermedad hemorroidal se produce al aplicar demasiada presión en la zona anal. Como consecuencia, las venas del conducto anal se inflaman y se produce picor, sensación de quemazón, sangrado, dolor al defecar, incontinencia de las heces, etc. Los síntomas varían según el grado de gravedad de las almorranas, lo que hace que existan distintos tipos y, con ello, distintos tratamientos.

¿Cómo curar las hemorroides?

No dudes en acudir a tu médico de cabecera si tu problema de hemorroides es incapacitante o muy molesto. Él se encargará de estudiar tu caso y, si lo estima oportuno, te recomendará ir al proctólogo. Este doctor, que es el especialista en los problemas de recto, te explorará para descartar problemas más severos y, si lo considera oportuno, te recomendará un tratamiento específico.

Sin embargo, las enfermedades hemorroidales más leves no suelen necesitar tratamiento. Muchas de ellas acaban desapareciendo con el tiempo y las molestias pueden mitigarse con algunos remedios caseros.

Remedios caseros para las almorranas

Te damos algunas ideas para que tus almorranas sean menos dolorosas. Toma nota de los siguientes remedios caseros para curar las hemorroides desde tu hogar.  

Curar las hemorroides con remedios caseros

1 El aloe vera para las hemorroides

El aloe vera es una planta con propiedades que ayudan a disminuir la inflamación, el ardor y el picor producido por las hemorroides. Existen pomadas que lo contienen, por lo que pueden reducir las molestias. Pero si tienes una planta de aloe vera en casa, puedes cortar una de sus hojas y extraer su pulpa. Aplícatela directamente en la zona afectada, después de limpiarla bien. Recuerda que, en caso de sufrir almorranas, la higiene es muy importante. Antes de utilizar este remedio casero, asegúrate de que no eres alérgico al aloe vera. 

2 Acelgas como tratamiento para las almorranas

Las acelgas son otro tratamiento casero para aliviar los síntomas de las hemorroides. Se trata de aplicar acelgas frescas y frías en la zona a tratar. Asegúrate de que están bien limpias y en buen estado antes de utilizarlas. Puedes seguir este procedimiento varias veces al día si lo consideras oportuno, hasta en 3 ocasiones. Las espinacas también te pueden ayudar a sentirte mejor.

3 Baños de asiento para las molestias

Para la inflamación, los baños de asiento son tu mejor aliado. Antes de llevarlo a cabo, asegúrate de que tu bañera está bien limpia para evitar infecciones. Puedes añadir el agua de de cocer hojas de zarzamora, roble, malva, castañas de la India o cualquier otra planta que contenga propiedades que ayuden a desinflamar y a evitar el sangrado.

Sumergirse en agua tibia es más recomendable que utilizar agua caliente, que no ayudará a reducir la inflamación. Se recomienda hacer el baño de asiento durante 10 minutos y repetirlo varias veces al día si es necesario. Una vez transcurrido este tiempo, sal de la bañera y seca de tu cuerpo con cuidado el agua de tu cuerpo. Para evitar irritaciones, sécate con una toalla limpia dándote pequeños toques, en lugar de frotar.

Debes saber que también puedes comprar en farmacias o droguerías un kit de baño de asiento para llevarlo a cabo en el inodoro en lugar de en la bañera.

Los baños de asiento para curar las almorranas

4 Agua de hamamelis para las hemorroides externas

Es habitual que las hemorroides externas sangren debido a los esfuerzos al defecar o por un aumento de la presión en la zona. Si quieres detener el sangrado de las hemorroides externas puedes aplicar un algodón empapado en forma de compresa con agua de hamamelis fría. Este tónico tiene muchas propiedades para la piel, por lo que es habitual que se utilice en diferentes remedios de belleza.

Una vez más, antes de utilizarlo debes asegurarte de que no eres alérgica. En caso contrario, el agua de hamamelis podría provocarte una irritación que empeoraría tu problema de almorranas. 

5 Patata contra las almorranas

Este tubérculo te ayudará a reducir la molesta inflamación de la zona anal pero, sobre todo, a acabar con esa molesta sensación de ardor por hemorroides. Introduce la patata en la nevera y límpiala bien antes de empezar a manejarla. Córtala o ráyala y envuélvela en un pañuelo de tela fina de papel. Asegúrate de que este paño o toalla están bien limpios o podrías causarte una infección. Nada más aplicarte la patata en el ano, notarás una gran sensación de alivio. 

Manzanilla contra la inflamación hemorroidal

Como te hemos contado, los problemas de almorranas se producen cuando hay una inflamación de las hemorroides. Para desinflamar la zona anal, puedes utilizar alguna de las plantas medicinales útiles para estos casos como, por ejemplo, la manzanilla. Infusionada en agua durante unos 5 minutos, y aplicada con un algodón, puede ayudarte a aliviar la inflamación hemorroidal. En lugar de infusión, también puedes utilizar aceite de manzanilla siguiendo el mismo procedimiento. 

Manzanilla para tratar las hemorroides desde casa

7 El hielo contra la hemorroides

El hielo es un gran aliado para reducir la inflamación de las hemorroides. Es un alivio rápido y, aunque temporal, te permitirá olvidarte de las molestias. Hazte con una barra de hielo (como las que se colocan en el interior de las jarras para enfriar su contenido), que puedes tener siempre en el congelador, o un cubito con una forma y tamaño que te resulte cómodo para colocar en la zona anal.

Para que el hielo no te queme la piel, nunca lo apliques directamente. Hay que envolverlo siempre en una toalla o paño fino bien limpio para evitar irritaciones.

8 El ajo para desinflamar la zona

Una de las propiedades más conocidas del ajo es su poder antiinflamatorio. Usado de una manera prudente, te ayudará a reducir las almorranas. Calienta agua e introduce un diete de ajo machacado. Espera hasta que esté bien frío y moja un algodón que colocarás en la zona dolorida.

9 Alimentación para evitar las molestias

Aunque no sea estrictamente un remedio casero para curar las hemorroides, llevar una alimentación adecuada es la mejor manera para prevenir las molestias desde casa. Si tienes problemas de hemorroides, es recomendable llevar una dieta rica en fibra. De esta forma, no te costará tanto ir al baño y no forzarás las hemorroides inflamadas.

La clave para mantener una dieta saludable es encontrar el equilibrio perfecto entre todos los nutrientes. Para ello, debe haber variedad, aunque debes darle prioridad a aquellos alimentos más sanos. Es el caso, por ejemplo de las verduras y de la fruta, pero también de las legumbres, los cereales, etc. En el caso de la fruta, es aconsejable comerla siempre que sea posible con cáscara, ya que es en las peladuras donde reside gran parte de su fibra.

Beber la cantidad suficiente de agua también ayudará a disminuir el estreñimiento. Se suele establecer que todo el mundo debe beber 2 litros, pero no es así. La ingesta recomendada de agua variará según las características físicas de la persona en sí, las condiciones en las que viva y su actividad física. En cualquier caso, el agua te ayudará a reducir tu dificultad para ir al baño.  

Y tú, ¿qué remedios caseros utilizaras para curar las hemorroides? Cuéntanoslo en los comentarios y ayudarás mucho al resto de los lectores de Diario Femenino.