Tipos de hemorroides: grados y síntomas

La gravedad de la almorrana la determina el grado en el que esté

Irene Gusi

Según los tipos de hemorroides, el tratamiento es diferente

Las hemorroides son pequeños vasos sanguíneos en el canal del ano que al dilatarse causan grandes molestias. Aunque es muy complicado hacer estimaciones porque hay mucha gente que no habla de ello, se trata de una dolencia muy extendida que aún genera muchas dudas.   

No todas las hemorroides son iguales: en los casos más leves las almorranas solo producen cierto picor y molestias al defecar, pero en los más graves puede llegarse a convertir en una enfermedad limitante que necesita intervención médica. Por eso, te contamos cuáles son los distintos tipos de hemorroides y los grados en los que pueden producirse

Los tipos de hemorroides según su localización

En primer lugar, hay que distinguir los diferentes tipos de hemorroides según dónde estén localizadas. Y es que las almorranas pueden hincharse en diferentes zonas del ano. De esta forma, se puede distinguir entre las hemorroides externas y las hemorroides internas. 

1 Almorranas externas

Podemos padecer hemorroides externas si la inflamación está situada en el canal anal y la región perianal. En estos casos, al estar localizadas en el borde del conducto anal, es más habitual que salga hacia fuera cuando se hacen esfuerzos, por ejemplo, al defecar. 

La clasificación de las hemorroides en grados

2 Almorranas internas

Las almorranas se consideran internas cuando se encuentran situadas en la zona interior del recto. Así, las lesiones quedan dentro del conducto, aunque depende del grado en el que se encuentre la hemorroide. 

3 Hemorroides mixta

Por otro lado están las hemorroides mixtas, que se dan cuando hay tanto almorranas internas como externas. A veces, la gravedad de las lesiones internas es igual que las de la externa, pero no siempre es así. En muchas ocasiones que una produce más lesiones que la otra.  

Grados de las almorranas 

Por otro lado, las hemorroides se pueden clasificar según su gravedad. Para ello, se establecen distintos grados según los síntomas que producen. Hay que tener en cuenta que, por lo general, los grados solo se refieren a las almorranas internas o a las mixtas. 

Hay cuatro grados de hemorroides, en los que el primero es el más leve y el cuarto el más grave. 

+ Hemorroides leves. Grado 1

En el grado 1 (también conocido como grado I) existe una leve dilatación del tejido de las hemorroides produciendo picor ocasional. A veces, las almorranas pueden provocar un poco de sangrado al defecar, pero apenas es perceptible.

Se trata de hemorroides pequeñas que no son visibles desde fuera. Es frecuente que desaparezcan sin necesidad de un tratamiento especializado. De hecho, mucha gente las padece y ni siquiera es consciente de ello ya que achaca las molestias al propio esfuerzo al ir al baño. 

Los grados y los síntomas de las almorranas

+ Grado 2 de las almorranas

En el grado 2 2 (también llamado grado II) hay un aumento del tamaño de las hemorroides por encima del esfínter. Suelen aparecer al aumentar la presión en la zona anal, sobre todo durante la defecación que son empujadas fuera del ano volviendo después al interior. Los síntomas en este estadio son sangrado, picor, ardor y molestias al evacuar.

+ Las hemorroides de grado 3

En el grado 3 (o grado III), las hemorroides descienden por debajo del esfínter y, para que vuelvan al interior del canal del ano tienen que ser empujadas manualmente. Es normal un aumento del sangrado y del resto de molestias. Los síntomas cada vez son más graves, por lo que en este caso la visita al médico de cabecera empieza a ser necesario. 

+ El grado 4 de las hemorroides

En el grado 4 (o grado IV) las hemorroides se encuentran siempre fuera del esfínter, ya que no pueden ser introducidas manualmente. El sangrado deja de ser ocasional para ser cada vez más frecuente. Es habitual, incluso, que sangren las hemorroides incluso cuando no se está en el baño. En este caso, más que en ninguno de los anteriores, es más importante acudir a tu médico habitual que te recomendará un tratamiento para acabar con los dolores. Si tu doctor lo considera oportuno, te dará cita con el proctólogo que podrá realizarte pruebas más concretas para analizar tu caso. 

Estos son distintos tipos de hemorroides

El tratamiento para las hemorroides según su gravedad

Como hemos visto, se pueden distinguir las hemorroides según su gravedad, por lo que no tendría sentido aplicar el mismo tratamiento para todo tipo de lesiones.

En los casos más leves, una pomada puede aliviar los síntomas como el picor o el dolor, pero debido a sus posibles efectos secundarios siempre hay que utilizar este producto siguiendo las indicaciones de un farmacéutico o médico. Los remedios caseros también reducirán las molestias: hielo envuelto en una toalla en la zona, acelgas hervidas, baños de asiento, patata fría…

Sin embargo, cuanto más grave sea la almorrana más importante es acudir al médico para encontrar un tratamiento apropiado. Puede ser necesario realizar una ligadura con banda elástica para estrangular la hemorroide, lo que acabaría con el problema. Pero en los casos más graves, se recomendará algún tipo de cirugía con la que se pueda extirpar la almorrana dilatada.

Se recomienda siempre llevar una dieta equilibrada y rica en fibra, beber mucho agua, reducir el tiempo que se está sentado sobre el inodoro y llevar una vida activa.