Por qué se producen las hemorroides: causas de las almorranas

Estas son las causas más habituales de las hemorroides

Irene Gusi

Es imposible estimar el porcentaje de la población que sufre de enfermedad hemorroidal, ya que muchos pacientes no se atreven a hablar sobre ello. Sin embargo, es un problema muy extendido en la población mayor de 30 años. Tratamos de descubrir por qué son tan habituales y por qué se producen las hemorroides.

Lo primero, qué son las hemorroides

Todo el mundo tiene hemorroides, ya que son unas almohadillas que contienen pequeñas venas situadas en el conducto anal cuyo objetivo es mantener el esfínter cerrado. 

El problema comienza cuando estas se inflaman por un aumento de la presión en la zona. Cuando las almorranas, como se conoce a las hemorroides popularmente, aumentan su tamaño producen molestias como picor o dolores y sangrado en la zona anal.

Pero, ¿por qué se producen las hemorroides?

Existen diversos motivos por los que las hemorroides se pueden inflamar pero todos ellos están relacionados con un aumento de la presión en la zona. Estas son algunas de las causas más habituales.

1 El estreñimiento causa hemorroides

Al sufrir de estreñimiento, sobre todo cuando este se convierte en crónico, es más difícil ir al baño. Las heces suelen ser más duras y compactas, lo que acaba oprimiendo las venas hemorroidales. Como consecuencia, hay que hacer más fuerza para defecar, lo que puede llegar a causar la inflamación de las hemorroides.

Toma nota de estos masajes que te ayudarán a aliviar el estreñimiento. 

2 La diarrea excesiva no ayuda

El estreñimiento no es bueno para mejorar las hemorroides, pero tampoco la diarrea excesiva. Se puede producir una inflamación de las almorranas por el sobre esfuerzo de tener que ir tantas veces al baño o por la irritación.

3 El sedentarismo no es bueno

Estar mucho tiempo sentado o, por el contrario, pasar largas horas de pie ayuda al debilitamiento del esfínter. Como consecuencia, los pacientes de este tipo suelen ser más proclives a sufrir hemorroides. De ahí que una de las recomendaciones más habituales de los médicos sea acabar con el sedentarismo realizando ejercicio moderado.

4 Las almorranas y la obesidad

Aquellas personas que sufren de obesidad o sobrepeso tienen más posibilidades de sufrir de almorranas. Tener más peso del debido produce presión en las venas ilíacas y hemorroidales, lo que puede traer problemas.

5 El embarazo y la enfermedad hemorroidal

El embarazo también favorece la aparición de almorranas por el aumento de la presión que ejerce el útero sobre las venas hemorroidales. Otra causa es el parto, ya que el esfuerzo tan grande que se realiza al dar a luz puede provocarlas. 

6 El sexo anal y las hemorroides

Si no se realiza con las precauciones adecuadas y el cuidado oportuno, el sexo anal puede producir irritación que favorezca la inflamación de las hemorroides. Es importante tener siempre unas medidas de higiene muy estrictas para no favorecer las infecciones. 

7 Aguantar las heces

Tener la costumbre de no ir al baño cuando se tienen ganas, es dañino para las almorranas. Aguantarse las heces hace que esos tejidos del conducto anal tengan más presión, lo que puede generar inflamación.

8 Si tienes antecedentes familiares

La carga hereditaria tiene gran importancia a la hora de padecer hemorroides. Si hay antecedentes como padres o abuelos que tuvieron la enfermedad hemorroidal, existe mayor riesgo a sufrirlas.

Los síntomas y tipos de almorranas

Hay distintos de almorranas según su gravedad, que va del grado 1 hasta el 4, el más problemático. En los casos más suaves, la inflamación es mínima y la hemorroide solo sale del ano al hacer el esfuerzo de defecar. Pero, en los más graves, la almorrana está constantemente expuesta.

Los síntomas cambian según la gravedad de la inflamación, pero hay algunos síntomas comunes a todos:

+ Picor, pinchazos, y quemazón en la zona del ano.

+ Dolor alrededor del ano porque la piel está más sensible.

+ Sangrado en las heces o en el papel higiénico.

+ Exudado en el ano.

+ Incontinencia de las heces.

+ Sensación de tener algo extraño en el ano.

Causas de las hemorroides o almorranas

Cómo acabar con las hemorroides

La mayoría de los tratamientos para las hemorroides intentan hacer que la defecación sea más suave. Por eso, los médicos especialistas suelen recomendar llevar una alimentación variada con una gran presencia de productos con fibra. Beber una cantidad suficiente de agua también ayudará a que tu cuerpo funcione mejor. Los pacientes también tienen que mantenerse activos para sentirse bien.

Tras realizar el diagnóstico a partir de los síntomas y alguna prueba para descartar problemas más graves, el profesional de la salud puede recomendar algún tipo de medicamento laxante. Las pomadas también ayudan a que el paso de las heces sea más fácil y ofrecen un alivio temporal de los síntomas.

Hablar de tus hemorroides puede ser un tema de conversación un poco incómodo. Pero debes saber que es un padecimiento mucho más habitual de lo que piensas. Si las molestias son difícil de aguantar o estás preocupada, no dudes en ir al médico para pedirle consejo.

Comparte con nosotros tu experiencia en los comentarios y ayudarás a otras personas que están pasan por el mismo problema que tú.