Cómo prevenir las hemorroides: di no a las almorranas

Remedios que ayudan a la prevención de la enfermedad hemorroidal

Irene Gusi

Prevenir las hemorroides es posible con estos gestos

Tener almorranas es un problema bastante frecuente que, si no has sufrido en algún momento, es posible que llegues a desarrollarlo en algún momento de tu vida. Para prevenir las hemorroides es importante tomar algunas medidas, bien para que no vuelvan a aparecer o para evitar su primera aparición. Lamentablemente, no hay ninguna medida que te garantice al 100% que no vayas a sufrir de almorranas, pero te ayudarán a ser menos proclive a padecer sus molestias. 

Remedios para prevenir las hemorroides

Para prevenir las hemorroides hay que saber qué las está produciendo. Cuando ejercemos demasiada presión en la zona anal, los pequeños vasos sanguíneos en la parte final del recto y del ano pueden dilatarse. Esto causa dolor, pero también picor, escozor, irritación e incluso el sangrado de las hemorroides. 

Son muchos los gestos diarios que provocan más presión en la zona de las almorranas de la que estas pueden soportar. Por ejemplo, el esfuerzo de defecar con estreñimiento, cuando las heces son más duras y compactas, hace que las hemorroides sean más proclives a dilatarse. Las personas con sobrepeso y las embarazadas también pueden sufrir de enfermedad hemorroidal. La vida sedentaria o pasar mucho tiempo de pie o sentado también son causas habituales de la aparición o el empeoramiento de las hemorroides. 

Para prevenir todas estas molestias, es necesario hacer un cambio saludable en la rutina. Son acciones sencillas que te harán menos propensa a desarrollar hemorroides o, una vez que ya las has sufrido, tener menos dolores. Toma nota de los siguientes consejos.  

Cómo prevenir las hemorroides

1 Alimentación para prevenir las hemorroides

Tener una dieta variada, en la que haya una cantidad suficiente de fruta y verdura, es indispensable para sentirse bien. Debes comer alimentos que te aporten mucha fibra y vitamina K, que te ayudarán a luchar contra el estreñimiento.

Toma manzanas, alcachofas, cereales integrales, legumbres como lentejas, avena, brócoli, frutos secos... Su fibra hará que te cueste menos ir al baño y, por tanto, tus hemorroides se resentirán menos. En caso de padecer hemorroides, también se desaconsejan los alimentos muy picantes y los productos refinados (sobre todos los azúcares y los cereales). 

Al igual que en el tratamiento que se sigue para eliminar las hemorroides, en la prevención también es importante beber mucha agua para mejorar el tránsito. 

2 No aguantarse nunca las ganas

Es importante no atrasar la hora del baño. Cuando sientas la necesidad de acudir al wc, no dudes en hacerlo, pues si lo demoras las heces se acumulan volviéndose más secas y eso hará que la fuerza que tengas que ejercer para expulsarla sea mayor. Cuánto más fuerza tengas que hacer, más probabilidades hay de que sangres y de que tus almorranas se resientan.

Además, tampoco es conveniente forzar las hemorroides aguantando una gran cantidad de heces, ya que esto aumentará el peso que tienen que soportar directamente. 

3 Reducir el tiempo en el baño

El tiempo que se pasa en el retrete también puede ser contraproducente. Largos periodos de tiempo sentada en el váter harán que ejerzas más presión en la zona anal y, por tanto, que la inflamación de tus almorranas persista. Por ese motivo, por mucho que nos guste ir al baño con el móvil o con un libro, es recomendable acudir sin ninguna distracción para reducir el tiempo que estamos sobre la taza. 

Si quieres que tus hemorroides sufran menos mientras, debes cambiar la postura en la que te sientas en el inodoro. Los expertos recomienda subir los pies sobre un pequeño escalón para que tus rodillas se acerquen a tu pecho. De los 90 grados, tus rodillas deberían flexionarse hasta, aproximadamente, los 35 grados. 

Consejos para prevenir las hemorroides o almorranas

4 Mantén tu peso

Otro hándicap para las hemorroides es el peso, ya que la enfermedad hemorroidal es una de las complicaciones que puede ocasionar la obesidad. Tener sobrepeso puede ocasionar hemorroides inflamadas porque se ejerce una mayor presión en la zona anal. En parte y salvando las distancias, también es esta presión extra la que hace que las embarazadas tengan más problemas de hemorroides. Los kilos de más hacen que el suelo pélvico tenga que soportar más peso.

Por las hemorroides y por el resto de problemas de salud que puede ocasionar la obesidad, se recomienda a los pacientes acudir al médico para recuperar la salud. Tu doctor te recomendará la mejor alimentación para bajar de peso o, si fuera necesario, diseñará un tratamiento para que te encuentres mejor. 

5 Hacer ejercicio diario

El deporte siempre es recomendable, pero para las hemorroides aún más. Realizar ejercicio aeróbico como caminar durante aproximadamente media hora cada día te ayudará a facilitar la expulsión de las heces y mantener un peso ideal. Además, tendrás un mayor bienestar ya que el sedentarismo es una de las grandes lacras de nuestro estilo de vida actual. 

Si, a pesar de estos consejos de prevención, no puedes evitar que te salgan almorranas, puedes ir a la consulta de tu médico habitual. Este estudiará tu caso y, si lo considerara oportuno, te recomendará que vayas al proctólogo, el médico especialista en el colon, recto y ano.

En cualquier caso, no todos los tipos de hemorroides necesitan un tratamiento médico, depende del grado en el que se encuentren, en el que el I es el menos peligroso y el IV el más grave. Las almorranas más leves se controlan bien con medicamentos de farmacia como las pomadas o remedios caseros como el hielo o los baños de asiento. Sin embargo, las de más gravedad pueden llegar a necesitar extirpación mediante cirugía.

Mucha gente no se siente cómoda hablando sobre sus hemorroides pero tu experiencia puede ayudar mucho a otras personas que están sufriéndolas ahora mismo. Cuéntanos en los comentarios tus remedios para prevenir las hemorroides.