Remedios caseros para eliminar los hongos de los pies

Marta Valle

Los hongos pueden proliferar en la piel de los pies, especialmente en aquellos casos en los que no dispongamos una atención especial sobre ellos. Se trata de una infección que se desarrolla generalmente en la planta de los pies y que puede verse potenciada bajo determinadas condiciones meteorológicas, sobre todo cuando hace mucho calor o hay demasiada humedad en el ambiente.

Entre los síntomas más habituales que nos podemos encontrar cuando padecemos esta anomalía se encuentran el picor, el mal olor, sensación de quemazón, modificaciones sustanciales en la apariencia de las uñas, fisuras dolorosas y vesículas. A pesar de lo terribles que puedan parecer, es posible aplacar estos hongos con la ayuda de determinados remedios caseros.

Eliminar los hongos mediante remedios caseros

Uno de los remedios caseros más habituales a la hora de paliar los síntomas que acompañan la aparición de hongos en los pies consiste en untar esta parte del cuerpo con aloe vera varias veces a lo largo del día. También podemos realizar un ligero masaje entre los dedos de los pies con yogur natural. Para que el efecto se consume, hemos de dejarlo reposar durante una hora y posteriormente enjuagar con agua. Esta aplicación externa se puede combinar con un pequeño incremento de la ingesta diaria de este producto, de forma que podamos reforzar el proceso de curación.

El vinagre blanco es otro truco casero bastante eficaz para combatir procesos infecciosos en el pie tales como los hongos. Tan solo debemos colocar esta parte del cuerpo en remojo en una mezcla de agua con vinagre blanco durante un periodo de quince minutos. Una vez finalizada la aplicación, habremos de secar muy bien los pies para no dejar residuos que puedan empeorar los síntomas de la dolencia.

Un remedio casero, muy fácil de utilizar en casa, y que suele tener mucha popularidad gracias a su enorme eficacia es el aceite de árbol de té. Solo tenemos que aplicar unas gotas directamente sobre los hongos cada día o poner los pies en remojo en una mezcla de agua con esta sustancia durante unos cuantos minutos.