Cinco mitos sobre las uñas

Irene Gusi

Las mentiras sobre las uñas

Las uñas además de proteger nuestros dedos nos ayudan a mejorar el aspecto de nuestras manos y, en general, de nuestra imagen. Son un símbolo femenino, por ello las mujeres las decoramos y dedicamos más tiempo en cuidarlas. Pero, en ocasiones, debido a falsas informaciones o mitos no llegamos a entender verdaderamente a nuestras uñas.

Cinco cosas que no son ciertas sobre las uñas 

Para evitar las dudas sobre las uñas deberás saber los cinco mitos más comunes sobre ellas:

1 Las uñas duras son las más sanas: Por naturaleza, las uñas deben ser siempre flexibles pues es un síntoma de salud. Se cree que una uña dura es más sana, pero esto no es así pues una uña con esas características se rompe con mayor facilidad. A las uñas rígidas se las conoce como quebradizas.

2 Las manchas blancas indican falta de calcio: Es uno de los mitos más conocidos en la sociedad. Existe una enfermedad llamada leuconiquia que es provocada por la falta de minerales, pero las manchas blancas que aparecen en nuestras uñas solamente nos indican que están muy secas y necesitan hidratación.

3 Limar las uñas en horizontal: Para nuestras uñas lo más correcto es limar en horizontal pero después hay que continuar el limado con una lima de dos caras y terminar en vertical para que la fibra de la uña cierre y evites que se quiebre.

4 Mayor duración de la manicura con más esmalte: Aplicar más capas de esmalte no implica mayor duración de la manicura. Es conveniente aplicar dos capas de esmalte pero con un grosor fino en cada capa.

5 Soplar las uñas para secarlas: Pese a ser otro de los mitos más comunes, soplar las uñas solo implica retrasar el secado pues las humedecemos aún más. El truco para crear una manicura rápida es aplicar el esmalte, dejar que se seque un poco e introducirlas en un recipiente de agua fría durante unos segundos. Esto hará que se queden perfectas y secas en muy poco tiempo.