Cinco trucos imprescindibles para arreglar las uñas que se rompen

Irene Gusi

Un momento trágico para la mayoría de las mujeres es cuando se nos rompe una uña. Después de haber invertido mucho tiempo y dedicación en nuestra manicura, nos producimos un pequeño golpe o traumatismo en la mano y tenemos que decir definitivamente adiós a nuestra preciosa manicura.

Sabemos que no es agrado de nadie que esto suceda pero no hay que entrar en pánico ni montar en cólera pues podemos solucionarlo rápidamente con estos cinco trucos imprescindibles:

5 consejos para las uñas rotas

1. Reparación temporal. Para esta solución tendrás que recortar un trozo, un poco más grande que el tamaño de la parte rota, de cinta adhesiva transparente. Cubre la zona quebrada con ese trozo de cinta y presiona con fuerza para adherirla. Una vez puesta asegúrate que los extremos de la cinta adhesiva estén planos sobre la uña. Recuerda que este truco es solamente para una emergencia pues tendrás que reparar tu uña lo antes posible. Cuando vayas a hacerlo ten cuidado en retirar la cinta adhesiva y hazlo en la dirección de la rasgadura.

2. Usar pegamento para uñas. Pon en remojo con agua tibia la uña rota. Después esparce sobre la uña rota un poco de pegamento de uñas con la ayuda de un palillo. Presiona la uña de manera firme con ese mismo instrumento, pues deberás evitar tocar el pegamento directamente con los dedos. Con la uña ya fijada retira el exceso de pegamento con un poco de acetona. A continuación y asegurándonos que el pegamento ya está seco, limamos la uña para que se vea uniforme e igual al resto. Acaba el truco con una capa de fortalecedor de uñas para protegerla.

3. Repara la uña. El reemplazo más común es utilizando un trozo de una bolsita de té. El material debe ser lo suficientemente grande para cubrir toda la zona que está quebrada o rota. Aplica un poco de pegamento de uñas para aplicar el material en la zona dañada. Ayúdate de unas pinzas para alisar cualquier arruga o burbujita que se haya formado en el material pues tiene que estar lo más liso posible. Envuelve el material en la punta de la uña doblándolo para que se pegue en la parte interior de la uña.

4. Repara una uña desprendida. Cuando la uña o una parte se ha roto completamente lo mejor es retirarla. Usa unas tijeras para cortar con cuidado cualquier parte que esté conectada con la uña. Después corta cualquier borde afilado que haya quedado y remoja tu mano inmediatamente después del retirado durante 20 minutos en agua fría. Esta temperatura te ayudará a aliviar y adormecer la zona. Pasado ese tiempo cambia el tratamiento a agua tibia con sal durante también 20 minutos. La sal servirá para prevenir posibles infecciones.

5. Limar la uña. Si el problema no ha sido muy grave y solamente se te ha roto un trozo muy pequeño de la uña puedes optar por limarlas. Usa la lima sobre la uña rota y corta el resto de uñas para que queden del mismo tamaño.Este consejo es rápido y sencillo pero solamente funcionará con los desperfectos o rotos pequeños. 

Puedes leer más artículos similares a Cinco trucos imprescindibles para arreglar las uñas que se rompen, en la categoría de Uñas en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: