Cinco trucos para que no se estropeen las uñas en el mar

Irene Gusi

La manicura es un tratamiento de belleza muy usado por la mayoría de las mujeres. Unas uñas cuidadas y bonitas serán el principal centro de todas las miradas, y por ello es importante dedicarlas el tiempo necesario para lucirlas perfectas.

5 tips para mantener las uñas en la playa

En esta época del año donde abusamos de la exposición al sol o el agua del mar, las uñas se resienten y se dañan con mayor facilidad.  Para evitar que nuestras uñas y, por ende, nuestra manicura se estropee en el mar, es aconsejable seguir los siguientes cinco consejos:

1 Secarnos las manos: La humedad es uno de los factores que más provocan daños en nuestras uñas. Al bañarnos en la playa exponemos a nuestras uñas muchas horas en remojo por lo que éstas se vuelven más blandas e incluso frágiles. Para que esto no suceda debemos secar nuestras manos nada más salir del agua con una toalla limpia, y el mismo paso también aplicarlo a los pies.

2 Cambiar el esmalte: Nuestras manos deben lucir un esmalte nuevo cada dos semanas, así evitaremos que las uñas tornen a amarillas y provoquen la aparición de hongos. Además debemos asegurarnos de aplicar una base protectora antes de poner el esmalte.

3 No a las cutículas: Para evitar que la arena se meta en los huecos que forman las cutículas y evitar a su vez infecciones o heridas, es importante no tener cutícula. También es recomendable llevar las uñas cortas.

4 Esmaltes con colores claros: Aunque en verano solemos optar por los esmaltes en tonos flúor para potenciar aún más nuestro moreno, los colores claros como el nude, blanco roto o tonos pastel, son los que más favorecen el mantenimiento de las uñas.

5 Aceite de ricino: La permanencia del esmalte podemos aumentarla gracias al aceite de ricino. Éste posee un alto contenido en vitamina E nutriendo a su vez las uñas, y nos permite un acabado más duradero en nuestra manicura.