Remedios caseros para unas uñas sanas

Irene Gusi

Las mujeres nos preocupamos mucho por la estética y la belleza, y al igual que ocurre con nuestro cuerpo, las uñas también se pueden enfermar presentando hongos, estrías, roturas, cambios de color o volviéndose débiles y quebradizas. 

Si tus uñas, tanto de las manos como las de los pies padecen algún problema no hay que alarmarse pero sí ponerle solución cuanto antes.

Trucos caseros para tener las uñas sanas

Los remedios caseros sirven para acabar con multitud de problemas que surgen en nuestro día a día, y por ello también existen algunos trucos para ayudarte a mantener las uñas sanas.

En el caso de presentar unas uñas frágiles y quebradizas podrás llevar a cabo varios remedios:

- Para endurecer las uñas deberás realizar una mezcla de aceite de ricina con algunas gotas de jugo de limón y sumergir tus uñas en dicha mezcla. Este tratamiento tendrás que repetirlo todos los días durante 10 minutos para empezar a notar los resultados.

- Para fortalecer las uñas y dotarlas de un brillo extra prepara la siguiente receta. Primero hierve 1 cucharadita de consuelda mezcla con una cucharadita de cola de caballo seca en una taza de agua y deja remojar tus uñas en la mezcla durante 8 minutos. Es importante repetir el remedio varias veces por semana.

La hidratación y el color natural de las uñas 

Para empezar con el proceso de hidratación, prepara media taza de aceite de oliva y deja remojar tus uñas en ella entre 15 y 30 minutos todos los días antes de acostarte. Este remedio te servirá para devolverle la hidratación a tus uñas y evitar así las uñas quebradizas y resecas.

Para que las uñas presenten un color natural y dejen de estar amarillas podrás blanquearlas a través de un algodón empapado de vinagre frotándolo sobre tus uñas una vez al día.

El jugo de limón y la leche también serán perfectos para conseguir este objetivo. Primero deberás colocar durante 5 minutos tus uñas en jugo de limón, y a continuación lavarlas con agua y volver a colocarlas durante otros 5 minutos pero esta vez en leche. Este proceso hay que repetirlo una vez al día para notar los resultados. 

Si se trata de los hongos y quieres ponerles remedio, el aceite de lavanda y el de árbol de té te ayudarán a eliminar los hongos. Solo tendrás que aplicar sobre tus uñas afectadas unas gotas de cada aceite para que empiece a desaparecer la infección.

 

Puedes leer más artículos similares a Remedios caseros para unas uñas sanas, en la categoría de Uñas en Diario Femenino.