Uñas cuadradas: clásicas y elegantes

Eugenia Carré

Si queremos lucir una buena manicura cada detalle cuenta para poder lucir unas manos de infarto: desde la eliminación de padrastros y cutículas, la hidratación de manos, la elección del esmalte y, por supuesto la forma de la uña.

Si queremos podemos limar la uña de la forma que más nos apetezca, pero no todas las formas nos van a sentar bien o nos van a favorecer por igual. De todos modos, para dedos largos y estrechos, la forma más adecuada de la uña es la cuadrada. De todos modos, para un aire natural debemos adaptar la forma al tipo de uña que tengamos cada una.

Cómo limar tus uñas cuadradas

A las uñas hay que mimarlas y tener cuidado a la hora de realizar nuestra manicura habitual. Las manos hay aplicarles una crema hidratante diaria, para evitar la sequedad y por tanto, las manos ásperas y la aparición de posibles heridas en los nudillos especialmente. 

Las limas que utilicemos deben ser no muy duras y hay que utilizarlas siempre limando en el mismo sentido para evitar que se nos escame la uña y se nos rompan

Lo primero de todo es empezar a limar las uñas por los lados, para conseguir dejarlas rectas, de tal modo que se queden exactamente igual por los dos extremos. Con ayuda de una lima suave, redondea las puntas para evitar que queden unas uñas con una estética demasiado rectilínea y, que se nos enganches las uñas y se nos rompan. Lima la parte el centro completamente recta y asegúrate de que todas las uñas tienen, aproximadamente, la misma longitud. 

Puedes leer más artículos similares a Uñas cuadradas: clásicas y elegantes, en la categoría de Uñas en Diario Femenino.