'Se me ha roto una uña': soluciones de emergencia para una uña rota

Se me ha roto una uña

A veces pasa. Llevas semanas preparándote para esa fiesta y por fin has conseguido un look con el que vas a arrasar. Pero unas horas antes del evento se te rompe una uña y te destroza todo el trabajo de manicura que te habías hecho. Vale, sabemos que no es un drama y que no se puede comparar al Apocalipsis que tenemos a la vuelta de la esquina, pero igualmente es una faena. ¿Qué hacer?

Soluciones de urgencia para una uña rota

El problema de que se te rompa una uña puede ser mayor o menor dependiendo de si estás en casa o fuera y del tiempo que tengas. Si estás en casa hay varias soluciones. Una de ellas es limar la uña rota y cortar las demás para que queden del mismo tamaño. Da igual si te ha costado mucho esfuerzo no morderte las uñas durante una temporada para conseguir dejártelas largas, porque más vale llevar las uñas cortas pero igualadas que lucir un dedo con una uña rota.

Algunos de los trucos para solucionar el problema sin tener que cortarte las uñas pasan por limar la uña rota y pegar un trozo de papel hasta igualar la uña. Luego le das una capa de esmalte y listo. Aunque tendrás que tener mucho cuidado de no rozarte con nada. Por eso, si tienes tiempo, lo mejor es recurrir a esas uñas de porcelana o gel que venden en las tiendas de estética.

Si el desastre se produce fuera de casa, la cosa es más complicada, porque probablemente no tengamos ni lima ni cortaúñas a mano. Parece que una solución de urgencia es limar la uña rota con el pantalón vaquero. Sí, aunque te parezca mentira es un truco que funciona, claro está que sólo sirve para eliminar las aristas del corte, pero al menos no te molestará.

Uñas frágiles

Puede que los astros se hayan aliado precisamente la noche de tu fiesta para arruinarte tu look y se trate de algo puntual, o puede que encontrarte con una uña rota sea algo frecuente. En ese caso, tendrás que dedicarle a tus manos unos cuidados especiales porque las uñas frágiles son un engorro. A veces las uñas frágiles no llegan a romperse, pero se astillan o presentan capas escamadas que produce un efecto antiestético.

Las uñas frágiles tienen varias causas como algunas enfermedades, la manipulación de sustancias químicas o la descalcificación. Pero lo más habitual que es si te encuentras con unas uñas frágiles se deba a la mala alimentación. Es el momento de potenciar en tu dieta las vitaminas A y B, las proteínas, el hierro, el cinc y el calcio si quieres mejorar el aspecto de tus uñas.

También puedes recurrir a la fitoterapia para conseguir unas uñas más fuertes, siendo tus mejores aliados la cola de caballo, el romero, el limón o la manzana. Aunque en la farmacia también tienes compuestos que fortalecen tus uñas.

Laura Sánchez  •  viernes, 24 de mayo de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x