La forma correcta de lavar las toallas, ¿estás haciéndolo bien?

Ocho trucos para conservar tus toallas como nuevas

Tamara Sánchez

La forma correcta de lavar las toallas

Llegas a casa de trabajar, te das una ducha calentita y al salir te secas con una toalla nueva, mullidita, absorbente y muy suave. No hay mayor placer en la vida que este, ¿verdad? Sin embargo, con el paso del tiempo y según vamos utilizando y lavando las toallas, estas van perdiendo calidad y este momento confortable y deleitoso se transforma en un gesto cotidiano que no nos aporta el más mínimo deleite. Las toallas se vuelven ásperas y ya no son capaces de absorber las gotas de agua de la misma manera que antes.

Esto resulta un tanto frustrante porque en nuestros planes no entra el gastarnos todo nuestro sueldo en comprarnos millones de toallas nuevas para experimentar siempre esta satisfacción, ¿verdad? No obstante, lo que seguro que no sabías es que existe un truco infalible para que las toallas sigan impecables como el primer día después de utilizarlas durante un tiempo.

Si te esfuerzas por cuidar apropiadamente la ropa de baño podrás disfrutar durante muchos años de prendas sedosas e irresistibles. Solo tienes que seguir los siguientes consejos para lavar de forma correcta las toallas. ¿Estás haciéndolo bien? ¡Toma nota!

Lavar las toallas correctamente: Productos idóneos

¿Sabías que no todos los tipos de productos son adecuados para lavar tus toallas? Toma nota de los tipos de jabones que SÍ son idóneos para ello:

1 Detergente convencional: Para lavar tus toallas puedes emplear exactamente el mismo detergente que utilizas para lavar tu ropa normal. No obstante, ten cuidado, porque lo recomendable es que uses la mitad de la medida estándar. ¿Por qué? Pues porque el exceso de detergente es uno de los principales motivos por los que las toallas se destiñen.

2 Detergente suave: Si vas a lavar toallas delicadas es mejor que las separes del resto de prendas antes de meterlas a la lavadora. Sí, este tipo de toallas es preferible lavarlas solas y con un detergente de acción suave (recuerda emplear solo la mitad de la medida estándar para mantener mejor su tejido).

3 Vinagre: Un truco muy efectivo para evitar la decoloración del tejido de las toallas consiste en añadir al detergente una taza de vinagre blanco. Este producto te ayudará a conservar tus toallas durante muchísimo más tiempo y, además, también es de gran ayuda para desinfectar. ¡Utiliza vinagre cada dos lavados y conservarás tus prendas de baño alejadas de bacterias!

4 Lejía sin cloro: ¿Sabías que la lejía es un producto ideal para desinfectar y mantener tus toallas como nuevas? Eso sí, si te decantas por emplear lejía debes utilizar una que no contenga cloro ya que este componente podría provocar que se decoloren. Puedes verter un vaso directamente sobre las toallas cinco minutos después de haber comenzado el lavado.

5 ¡Evita el suavizante! Al contrario de lo que piensa mucha gente, este producto no es lo más indicado si quieres conservar tus toallas como nuevas. Contiene químicos que deterioran su calidad durante el ciclo de lavado.

Trucos para cuidar las toallas y que permanezcan como nuevas

Si quieres que tu ropa de baño se mantenga como el primer día, hay una serie de consejos que debes tener en cuenta. Coge papel y bolígrafo y ¡anota!

6 Temperatura: La temperatura es uno de los factores más importantes al que debes prestar especial atención a la hora de lavar las toallas en tu casa. Dile adiós al agua fría. Las toallas, independientemente de que sean blancas o de color pastel, debes lavarlas con agua muy caliente si deseas mantener su color. En el caso de que tus toallas tengan colores vivos, lo mejor es que utilices agua tibia para su correcto lavado. Solo en el caso de que las toallas sean muy delicadas debes utilizar el agua fría para evitar que estas se encojan.

7 Lavar por separado: Como ya te hemos comentado anteriormente y teniendo en cuenta que el color y el material de las toallas influye en el tipo de lavado que se debe emplear, lo más apropiado es que separes las toallas del resto de ropa. De esta forma también evitarás que tus otras prendas acaben llenas de las típicas pelusas que suelen soltar las toallas durante el ciclo de lavado.

8 Lava las toallas una vez por semana: Para cuidar las toallas y mantenerlas en perfecto estado lo correcto es lavarlas una vez a la semana ya que su tipo de tejido y su constante humedad facilita la proliferación de bacterias y microbios en ellas. Por eso, para evitarlo, lo mejor es lavarlas con esta periodicidad. Eso sí, también hay que tener en cuenta el tipo de toalla que vamos a lavar. Las toallas de adorno o toallas para manos quizá no deban lavarse con tanta frecuencia como una toalla normal o un albornoz de baño.

Cómo secar las toallas para conservarlas más tiempo

El secado es otro de los puntos fundamentales en la conservación de las toallas. Estas prendas permanecen mucho tiempo húmedas  y mojadas y lo más habitual es que con el paso de los años adquieran olores extraños e incluso moho. Por eso, lo más recomendable es la utilización de la secadora.

Si no dispones de secadora, no pasa nada, otra de las opciones es tenderlas al aire libre en un lugar donde reciba la luz directa del sol. Al sacarlas de la lavadora, notarás que tus toallas han quedado apelmazadas. Por ello, es aconsejable sacudirlas antes de tenderlas para que las fibras se expandan y la prenda recupere su flexibilidad.

¿Y tú? ¿Lavas correctamente tus toallas?