Manchas de vino tinto de la ropa: ¡elimínalas para siempre!

Remedios caseros y de emergencia

María Cerrato de la Fuente

Manchas de vino tinto de la ropa: ¡elimínalas para siempre!

Quitar una mancha de vino tinto de la ropa no es imposible, solo tienes que tener en cuenta el tipo de prenda y también que actuar lo antes posible es fundamental para que el tinte del vino no se fije demasiado en el tejido. 

Uno de los mayores placeres de la vida es disfrutar de una buena comida acompañada por un buen vino. Para los amantes del vino, el tinto es la mejor opción, y es que es un placer para todos los sentidos. El olfato y el gusto son los sentidos que entran en funcionamiento a la hora de degustar, pero el primero que entra en acción es el de la vista.

El color que tiene el vino tinto es uno de los factores determinantes que hace que nos apetezca probarlo. Pero ese color es el causante de más de un quebradero de cabeza porque, a la hora de quitar una posible mancha ocasionada por el mismo, más de uno se ha llevado las manos a la cabeza o ha terminado desechando una prenda, mantel o servilleta. Te damos algunos métodos caseros que funcionan para quitar manchas de vino tinto de la ropa:

10 tips para eliminar las manchas de vino tinto de la ropa

Manchas de vino tinto de la ropa: ¡elimínalas para siempre!

+ La ropa blanca quizá sea la más fácil de tratar, ya que siempre nos quedará la lejía. Pero si no quieres utilizar este producto que tan agresivo es con las fibras textiles, también puedes optar por hacer una mezcla de detergente líquido y agua oxigenada a partes iguales y aplicarlo sobre la mancha. Deja actuar unos minutos y aclara y lava.

+ A veces estás fuera de casa y no puedes quitarte la prenda. En este caso, la mejor solución es echar sal sobre la mancha hasta cubrirla, pero no la dejes demasiado tiempo porque puede hacer el efecto contrario, es decir, fijar más la mancha. El talco también hace la misma función absorbente que la sal y también la maicena.

+ Agua con gas. El agua con gas es otra de las opciones para actuar inmediatamente sobre la mancha y que ésta no se fije en la prenda; mezclada con sal funciona a la perfección (seguro que, si estás en un restaurante, estos dos ingredientes los tendrán).

+ Vino blanco. Empapar la mancha con vino blanco también es una buena opción, ya que sus taninos actúan contra los del tinto y los neutralizan. Aplícalo a toquecitos humedeciendo un paño o esponja y no restriegues o lo empeorarás.

+ Bicarbonato sódico. Si después del vino blanco añades una pasta a base de bicarbonato y agua, la mancha no se resistirá. No obstante, procura que siempre permanezca húmeda. Después lava la prenda.

+ Vinagre blanco y detergente. Aplica en la macha un poco de vinagre blanco, ya que actúa fenomenal para eliminar tintes rojos y violetas. Después frota con detergente y lava con normalidad.

+ Leche. Calienta un recipiente con leche e introduce en él la prenda manchada. Deja actuar hasta que veas que va desapareciendo. También puedes emplearla directamente sobre la mancha y dejarla actuar.

+ Agua hirviendo. Esta opción es buena para fibras menos delicadas y se puede emplear siempre que no tengas a mano ninguna de las opciones anteriores. Tensa la prenda sobre un recipiente y echa el agua después de hervida sobre ella. La mancha desaparecerá con el calor. Eso sí, no lo emplees con lanas o sedas o te cargarás el tejido.

+ Si la mancha está seca… Si la mancha está muy seca, puedes optar por aplicar espuma de afeitar y aplastarla sobre la mancha antes de lavar la prenda o por echar un poco de vodka o cualquier bebida blanca alcohólica con más graduación que el vino, como la ginebra.

+ Si la mancha es más rebelde y persiste después de llevar a cabo las anteriores opciones, también puedes mezclar cinco partes de agua, una de agua oxigenada y cuatro de amoniaco e introducir en ella unas horas la prenda. Después aclarar y lavar con normalidad.