Terciopelo, aprende a combinarlo y a sacarle el máximo partido

El terciopelo es el tejido estrella del otoño

Beatriz Martínez

El terciopelo para el otoño

Versátil, cómodo, elegante, cálido, agradable de llevar y femenino. Unos pocos adjetivos que bien pueden definir al terciopelo, un material que nos sirve tanto para el día como para la noche, así como para crear looks sencillos o de lo más elegantes, aportando además un juego delicioso de contrastes por el brillo y el mate tan característicos.

El terciopelo como fondo de armario 

Si quieres ir a la moda la temporada que viene, te recomendamos que te hagas con unas prendas de terciopelo como fondo de armario, idóneo para lucir en las noches, eso sí, en pequeñas dosis, ya sabes que los estilismos sobrecargados hay que evitarlos. Apuesta entonces por un pantalón negro o granate oscuro, una chaqueta de corte tradicional en azul oscuro o negro o bien un blazer, un vestido largo o corto en vino y, si te atreves, un kimono de flores bordadas en tonos neutros. Con estas sencillas piezas harás cientos de combinaciones excelentes al mezclaras con otras más básicas.

Las firmas de moda de alta costura así como las low cost van a apostar este otoño por el terciopelo, destacando sobretodo los vestidos, largos, cortos, de tirante fino, estilo minimalista en color plata, verde o amarillo vivo, de mangas abullonadas, con escote en V...  al estilo del que luce Susan Sarandon en esta imagen (foto Gtres). 

Tips extra para sacar el máximo partido al terciopelo

+ Si has elegido un pantalón de terciopelo, has de saber que te puede aportar mucho volumen en esta zona, por lo que lo más aconsejable es que optes por una parte de arriba ajustada o de corte recto, nada de prendas holgadas, y que añadas complementos básicos en tonos neutros.

+ Si no te atreves a llevar esta tendencia o quieres ir poco a poco, opta por los complementos y accesorios de terciopelo: cinturones, bolsos, zapatos e incluso pendientes. Conseguirás que tus looks tengan un punto de lo más interesante.

+ Para su cuidado, lo mejor es leer la etiqueta para saber si se puede lavar en la lavadora. Si es así, usa un programa corto y de agua fría; en caso contrario, lávalo a mano, conservarás tu prenda intacta como el primer día. Por último, recuerda que no lo debes poner en la secadora ni planchar, ante cualquier duda lo mejor es llevar las prendas a la tintorería.

Como ves, el tejido estrella de los años 90 vuelve una vez más con fuerza y estilo propio.