La historia de Paula Miranda, representante chilena en Miss Silla de Ruedas

Paula lucha por normalizar la situación de las mujeres en silla de ruedas

María Fernández

'Solo son unas ruedas, no más'

La belleza no tiene límites, y ella aún menos. Este es el mensaje que Paula Miranda quiere lanzar al participar en el certamen Miss Wheelchair World. Representa a su país, Chile, en el concurso de belleza Miss Silla de Ruedas y nos cuenta lo feliz que está por poder contribuir a una experiencia como esta que va más allá de premiar a la más guapa.  

Paula tuvo un accidente grave de coche con 19 años y quedó en silla de ruedas, pero quiere demostrar que nada puede pararle. Sube el volumen de la voz y ralentiza el ritmo de sus palabras para que quede bien claro: ese percance no va a limitarla en nada. De hecho, estas ruedas se han convertido en su mejor complemento: “Amo mi silla de ruedas porque me lleva a todos lados”.

Paula Miranda representa a Chile en Miss Silla de Ruedas

Como cualquier joven de hoy en día, a Paula le gustan las redes sociales y precisamente en Facebook descubrió de casualidad un link para apuntarse a Miss Wheelchair. No tenía nada que perder, así que mandó algunas fotos. Unos meses después, le llamaron para que participara en el concurso internacional de Miss Wheelchair World 2017. Justo desde de ese momento, comenzó con los preparativos para el certamen: recaudar dinero para el viaje, preparar los diseños de los vestidos de gala, pensar en cómo sería su traje típico... 

Le encantó la idea de participar porque está convencida de que concursos de belleza como este pueden concienciar a muchos de la necesidad de promover valores de respeto. Paula trabaja para que haya una verdadera inclusión: “Poner una rampa y un ascensor no es inclusión. Prefiero mil veces subir unas escaleras con ayuda si con esto se logra que la gente cambie la mentalidad”. Le horroriza pensar que la gente siente pena por ella. La visibilidad que darán estas 24 chicas ayudará a cambiar la imagen y actitud que la sociedad tiene hacia las personas que van en silla de ruedas. 

Paula Miranda es una de las candidatas chilenas en Miss Silla de Ruedas

“Yo hago todo. La silla no es un impedimento”

Ni bordillos, ni escalones. Para Paula, el peor escollo que tiene que superar día a día es la mentalidad cerrada de la gente. “Solo son unas ruedas, no más. Yo no estoy enferma y no me gusta que me atiendan como si lo fuera. La gente te trata de pobrecita, pero yo de pobrecita no me siento nada”, insiste en varias ocasiones.

Lucha todos los días para que se les deje de ver como bichos raros, por eso está tan orgullosa de participar en este concurso de belleza. Nos cuenta que muchas veces los niños van a ella impresionados por su silla de ruedas eléctrica y que sus padres les reprenden por acercarse.

Al fin y al cabo, ella es una chica de su edad completamente normal: la ropa es su adicción, le encanta leer, ir al cine y es una gran fan de Harry Potter. Disfruta con el deporte y juega en un equipo de rugby adaptado llamado “Huracanes”, un nombre muy simbólico que muestra su garra y fuerza. Además, Paula tiene una tienda de videojuegos junto a su marido.

“Yo hago todo. Puedo hacer lo mismo que todo el mundo. La silla de ruedas no es un impedimento. Me puedo casar, puedo estudiar, puedo trabajar… igual que tú”, me cuenta Paula. Está estudiando psicología porque quiere ayudar a todos aquellos que aún no han conseguido hacer este mismo proceso de reflexión.

“Las personas somos todas iguales. Aunque a mucha gente le cueste aceptarlo, voy en silla de ruedas y soy un ser humano igual”. No echa de menos caminar, de hecho, entre bromas reconoce que ya se le ha olvidado ese tiempo. Es feliz y quiere que la gente vea que puede con todo, incluido el Miss Wheelchair World, y más. 

Su silla de ruedas le hace bella, tanto o más como lo era antes. Solo hay que hablar con ella durante unos segundos para darte cuenta de que su carisma y sus ganas de disfrutar de la vida se contagian.

Conoce a Paula Miranda, candidata a Miss Silla de Ruedas