Timidez al hablar en grupo: trucos para integrarte

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Las personas tímidas tienen muchos problemas a la hora de integrarse activamente en un grupo. No se atreven a participar de la conversación y procuran permanecer en un rincón pasando desapercibidos. La timidez se puede vencer y todos podemos sentirnos parte integrante de un grupo. Tenemos algunos trucos para integrarte en las conversaciones de grupo.

Cómo superar la timidez en un grupo

A veces no notamos la timidez frente a otras personas hasta que nos encontramos en un grupo. Las conversaciones de tú a tú se nos da bien, pero cuando tenemos que participar y hablar en un grupo de varias personas, la cosa cambia. Nos volvemos cohibidas y pensamos que no tenemos nada interesante que aportar a la conversación. Es la timidez haciendo de las suyas y, una vez más, estamos dispuestas a superarlo.

Uno de los mejores trucos para sentirte integrada en un grupo de gente es ponerte cerca de una persona por la que sientas cierta simpatía. Si la reunión es, por ejemplo, en una mesa, procura sentarte en medio de dos personas y no en una esquina. Así tendrás más posibilidades de entablar varias conversaciones. Recuerda que a una reunión grupal debes acudir siempre armada de una gran sonrisa y de un lenguaje corporal accesible.

Aprovecha la oportunidad de intervenir si la conversación gira por temas que domines, ya sea actualidad, cine, literatura o jardinería. No te lo pienses demasiado, no te dejes vencer por los pensamientos negativos pensando que vas a decir algo estúpido, déjate llevar y habla de aquello que más dominas. No se trata de impresionar al personal, sino de formar parte de la actividad social.

En estas situaciones en las que te encuentras metida de lleno en un grupo como puede ser una boda, una comida de empresa o una reunión de un curso, es importante que refuerces tu autoestima de la misma forma que haces en otras situaciones sociales. Convéncete de que no eres inferior, no eres menos que nadie y que tu timidez también tiene su encanto.