Timidez patológica: ¿se puede eliminar la timidez?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Algunas personas asumen que son tímidas como un rasgo más de su carácter porque no les afecta demasiado en su vida. Pero cuando la timidez genera problemas en la vida afectiva, social y laboral, estamos hablando ya de timidez patológica. Un problema que hay que solucionar, porque estamos muy seguras de que la timidez se puede vencer y de que se puede dejar de ser tímida.

Qué es la timidez patológica

La timidez patológica va un paso más allá de esa timidez considerada como un rasgo de la personalidad. La timidez patológica afecta a todos los ámbitos de la vida, dificultando las relaciones sentimentales, poniendo en peligro la vida laboral y destrozando la vida social de la persona tímida que puede llegar incluso al aislamiento social.

La salud física también se ve afectada por estas consecuencias de la timidez patológica, ya que suele ir acompañada de graves trastornos de ansiedad. De hecho, los síntomas de la timidez patológica son similares a los de una crisis de ansiedad, esto es, sudoración, rubor, temblores, taquicardia o dificultad para respirar. En esta situación, hay que decidirse y buscar la forma de perder esa timidez.

Cómo se trata la timidez patológica

Una terapia psicológica se hace necesaria para superar esta timidez patológica que va acompañada de otros trastornos como la ansiedad, la depresión o algunas fobias. Pero también debes trabajar tú misma en ese propósito de dejar de ser tímida y que la timidez no determine tu vida. Mejorar la autoestima es la clave para sentirte más segura en las interacciones sociales, pero hay más.

Si quieres superar tu timidez tendrás que plantearte retos, hacer pequeños esfuerzos por enfrentarte a esas situaciones que desatan tu lado más tímido. Procura hacerlo gradualmente y en compañía de personas de confianza que puedan sacarte de un apuro si lo necesitas. Pero el esfuerzo es tuyo, no quedes en casa por no enfrentarte a tu timidez.