Tratamiento de las fobias: la terapia cognitivo conductual

Nos adentramos en la terapia más efectiva para el tratamiento de las fobias

Laura Sánchez

El tratamiento para las fobias es la terapia cognitivo conductual

Sabemos que algunas fobias pueden poner en peligro muchos ámbitos de nuestra vida y a veces acaban por complicarlo todo. Una fobia es un trastorno y como tal hay que tratarlo, con un profesional de la psicología. Por suerte, todas las fobias se pueden superar y existe una terapia estrella en el tratamiento de fobias que es la terapia cognitivo conductual. ¿Quieres saber en qué consiste el tratamiento de las fobias?

La terapia cognitiva conductual

El mundo de la psicología unió dos corrientes para dar mayor efectividad a algunos trastornos como la ansiedad, la depresión o las fobias, entre otros. Por un lado, la corriente cognitiva se ocupaba del pensamiento y la cognición humana, de cómo esos pensamientos generaban emociones y esas emociones provocaban conductas.

En este punto entra en juego la psicología conductual, centrada en el comportamiento y con el objetivo de lograr acciones más útiles y menos perjudiciales para la salud emocional. Ambas disciplinas se quedaban cojas sin la ayuda la una de la otra y así nació la terapia cognitivo conductual.

Superar una fobia con terapia cognitivo conductual

La terapia cognitivo conductual para el tratamiento de las fobias

No hay ninguna duda de que la terapia cognitivo conductual es la más eficaz para el tratamiento de las fobias. Pero, ¿cómo funciona? Esta terapia se centra en 3 aspectos fundamentales.

+ La situación o el estímulo que provoca la fobia o la reacción de miedo en la persona. Una araña, subirse a un avión, la oscuridad, los perros, los espacios cerrados, todos ellos son los estímulos que generan un comportamiento fóbico.

+ Los pensamientos que se crean en la persona ante esa situación o estímulo.

+ Las consecuencias de esos pensamientos, que provocan un determinado comportamiento o conducta, generalmente de evitación.

Estos tres aspectos se retroalimentan continuamente en el caso de las fobias. Pongamos por caso que un perro te ha mordido de pequeño. Sin duda fue una experiencia traumática. A partir de entonces, el perro se convierte en un estímulo que provoca ciertos pensamientos como "me va a morder otra vez" o "voy a sufrir de nuevo". Aquí aparece ya la cinofobia, porque el perro unido a tus pensamiento provocan tu reacción, que principalmente consiste en miedo y ansiedad.

En qué consiste la terapia cognitivo conductual

Cómo funciona la terapia cognitivo conductual para superar una fobia

El objetivo de la terapia cognitivo conductual es que el estímulo no te provoque esas reacciones. Y para ello cuenta con diferentes técnicas.

1 Técnicas de reestructuración cognitiva

Las técnicas de reestructuración cognitiva tienen como objetivo modificar el pensamiento que lleva a esa conducta de miedo, ansiedad y evitación. Mediante la reestructuración cognitiva, la detención del pensamiento o la distracción se puede evitar que el estímulo provoque el miedo.

2 Técnicas de exposición

Las técnicas de exposición colocan a la persona en una situación de afrontamiento de la fobia. Se hace de manera gradual, por supuesto, y con supervisión. Poco a poco, aproximando a esa persona al estímulo que provoca la fobia, se van reduciendo los síntomas. La exposición se puede hacer en vivo en imaginación o visualización.

3 Técnicas de relajación

Las técnicas de relación son indispensables en el tratamiento de las fobias debido al alto grado de ansiedad que se presenta ante la situación o estímulo. La relajación progresiva o los ejercicios de respiración se utilizan conjuntamente con las técnicas de exposición.