Tratamiento de las fobias: la terapia cognitivo conductual

Nos adentramos en la terapia más efectiva para el tratamiento de las fobias

Uno de los tipos de trastornos por ansiedad más frecuentes son las fobias, que, de acuerdo con la Asociación Americana de Psicología (APA), se trata de un temor persistente y muy marcado hacia determinados objetos o situaciones. Este temor llega a producir gran malestar en quien lo padece y puede afectar incluso el normal desarrollo de su vida diaria.

Para el tratamiento de las fobias se han probado diversas metodologías de abordaje, siendo la más efectiva la terapia cognitivo conductual, que ha demostrado ser la más eficaz para el tratamiento de las fobias y, en muchos casos, la cura de las mismas. En Diario Femenino te contamos todo lo que necesitas saber sobre esta terapia psicológica.

¿Qué es exactamente una fobia?

Antes de entrar en la terapia de las fobias, conozcamos un poco mejor este concepto. Las fobias son miedos irracionales y exagerados hacia determinados objetos, situaciones o incluso personas, que pueden llegar a representar cierto peligro, pero no tan significativo como para provocar terror, aunque la persona con fobia lo experimenta de esa manera.

Cuando una persona con fobia es expuesta a las situaciones que teme, su respuesta es un incremento significativo de la ansiedad, que puede llegar a conllevar ataques de pánico, como lo indica Bados (2001).

Según los autores Aguilera, Osorio y Toledano, no existe una causa única para la aparición de una fobia, siendo esta multifactorial. Sin embargo, plantean que en la mayoría de los casos, existe una experiencia previa negativa de base que da pie para su aparición.

En este sentido, pueden influir también las experiencias de terceros que se hayan presenciado o que hayan sido contadas, y las reacciones de otros ante el objeto o situación que produce la ansiedad, habiendo un factor comportamental aprendido.

Es importante que comprendas que las personas con fobias no pueden controlar sus reacciones ante los estímulos desencadenantes de su miedo, y que se trata de una afección de evolución crónica. Aunque por períodos puede parecer tener una mejora, se trata de una remisión temporal, a menos que sea tratada mediante terapia cognitivo-conductual.

Los diferentes tipos de fobias que se pueden padecer

Las fobias se clasifican en diferentes subtipos, y estos son los siguientes:

+ Ambiental. Se refiere a los miedos irracionales relacionados con la naturaleza y el medio ambiente, como por ejemplo, las lluvias, alturas, etc.

+ Situacional. Se refiere al temor irracional a determinadas situaciones, como estar en espacios cerrados, viajar en auto o tener que tomar un vuelo.

+ Daño físico. Temor irracional a la sangre, procedimientos médicos, dentales, inyecciones, etc.

+ Animal. Se refiere al miedo irracional a ciertos animales, siendo los más comunes las arañas, roedores, perros, gatos etc.

¿De qué trata la terapia cognitivo-conductual?

La terapia cognitiva conductual es un estilo de abordaje que se centra en el estudio de los pensamientos y sus consecuentes conductas en los individuos. Para el tratamiento de las fobias la exposición sistemática es una de las herramientas más eficientes para disminuir los síntomas relacionados. Con este tipo de terapia se busca que la persona que tiene una fobia pueda aprender de manera sistemática que existen otras maneras de vivenciar y/o ver el objeto causante de su miedo.

Se busca tomar consciencia máxima del malestar que genera esa fobia, sin dejar que esto te domine por completo para que, una vez consciente de ello puedas experimentarlo de manera diferente, haciendo cambios en el tipo de pensamientos y sentimientos que tienes.

Esto eventualmente ayudará a aminorar el malestar y habrá cambios conductuales. Este tipo de terapia puede tener una duración bastante larga, dependiendo de la gravedad de la fobia, pues es preciso recordar que el proceso se va desarrollando de forma paulatina.

La exposición al causante de la fobia no se hace de forma abrupta ni se obliga al paciente a experimentar cercanía inmediata, sino que se va dando de manera pausada pero regular para poder evolucionando en la terapia. La clave es la constancia. Este tipo de abordaje implica 6 fases:

+ Fase 1. La entrevista inicial en la cual conoces a tu terapeuta. Aquí debes explicarle lo que te sucede y te hará ciertas preguntas, la idea es poder tener un contexto de cómo es tu vida regular.

+ Fase 2. Se establece una hipótesis de lo que te puede estar sucediendo. Es en esta fase en la que el terapeuta te puede hablar de una posible fobia.

+ Fase 3. Junto con tu terapeuta establecerán metas u objetivos a lograr. Seguramente no tendrán fecha, pues el proceso puede variar de persona en persona.

+ Fase 4. Se utilizan técnicas de abordaje terapéutico para hacer reestructuración de creencias disfuncionales que puedas tener relacionadas a lo que te causa la fobia.

+ Fase 5. Generalmente en esta fase se comienza el trabajo de exposición sistemática al objeto causante de tu fobia, todo en un ambiente controlado y de manera progresiva.

+ Fase 6. Final de la terapia. Aquí se trabaja en un cierre haciendo un repaso de todo lo que se ha logrado con la terapia desde el momento en el que comenzó hasta la actualidad y se evalúa la capacidad que se ha adquirido de vivir sin que el miedo se apropie de nosotros.

Terapia cognitivo-conductual en el tratamiento de fobias

La terapia cognitivo-conductual ha demostrado ser muy eficaz para ayudar en el manejo de fobias, con una alta tasa de éxito en la recuperación total del paciente. Su técnica más utilizada se basa en la exposición gradual, en un ambiente regulado, al objeto causante del miedo con la finalidad de insensibilizar a la persona para que, de manera paulatina, los niveles de ansiedad vayan disminuyendo.

En terapia se evalúa la manera en la que te sientes enfrentándote a eso que te da miedo. Se toma consciencia de las sensaciones corporales, los pensamientos y los sentimientos que se presentan y se trabaja con base a ellos. También se evalúa la manera en la que la fobia ha afectado o afecta actualmente tu vida, y se generan estrategias para poder trabajar en función de fortalecer la autoconfianza.

Uno de los objetivos de la terapia es determinar la raíz de la fobia para poder abordarla y sanar. Comprender que el temor puede disminuirse y ayudarte a entender que hay una vida más allá de la fobia, y que este miedo no tiene por qué dominarte. 

En algunas ocasiones, los especialistas que aplican la terapia cognitivo-conductual pueden determinar necesario el uso de algunos fármacos ansiolíticos para ayudarte a regular los síntomas cuando son muy fuertes. Este tipo de medicación se hace de forma progresiva y se elimina de la misma manera. 

Ten en cuenta que la terapia debe ser aplicada por una persona cualificada, experta en salud mental, bien sea un psicólogo o un psiquiatra, y que este último es el único que puede indicarte terapia farmacológica. No dejes tu salud mental en manos de personas no cualificadas.

"El problema con la mayoría de las terapias es que te ayuda a sentirte mejor. Pero no mejoras. Tienes que respaldarlo con acción, acción, acción."
-Albert Ellis-
 
¿Conocías la terapia cognitivo-conductual como tratamiento de las fobias? Cuéntanos tu opinión en los comentarios, ¡te leemos!

Puedes leer más artículos similares a Tratamiento de las fobias: la terapia cognitivo conductual, en la categoría de Fobias en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: