La Terapia de Exposición: el mejor tratamiento para afrontar miedos

Te contamos en qué consiste uno de los mejores tratamientos para la ansiedad y las fobias

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Los problemas de ansiedad son casi una epidemia en nuestros días y, por ser un trastorno tan complejo, la verdad es que no se puede afrontar desde una única perspectiva. La Terapia de Exposición es una de las más efectivas para tratar cualquier fobia y, por consiguiente, también la ansiedad. Fobias y ansiedad llegan siempre de la mano sin saber muy bien quién llegó primero o quién llamó a quién. En cualquier caso, la mejor manera de enfrentarte a tus miedos es con la Terapia de Exposición. En Diario Femenino te contamos en qué consiste y cómo puede ayudarte.

Qué es la Terapia de Exposición

Si sufres alguna fobia, un trastorno de ansiedad o frecuentes crisis de angustia, ya te habrás dado cuenta de que vives en un estado de temor continuo. El miedo no te deja en ningún momento pendiente de que se produzca la situación o el estímulo que dispara el pánico. Y está muy bien que recurras a frases motivadoras del tipo "supera tus miedos", pero no es conveniente que lo hagas por tu cuenta.

Advertimos que la autoayuda no es tan eficaz como nos cuentan en los primeros pasos de un trastorno psicológico, así que será mejor que te pongas en manos de un profesional, que destierres los prejuicios que aún quedan sobre ir al psicólogo y que descubras lo que, en este caso, la Terapia de Exposición puede hacer por ti y por tu salud mental.

La Terapia de Exposición forma parte de la Terapia Cognitivo Conductual y su objetivo es romper la conducta de evitación. ¿Te estás preguntado qué es la conducta de evitación? Pues lo que hacemos todos en una situación que nos produce miedo, angustia o ansiedad, la primera reacción ante lo que consideramos un peligro que no es otra que huir, escapar o evitar.

En principio evitar lo que crees que es un peligro no tiene consecuencias negativas, de hecho, en algunas ocasiones puede salvarte la vida. Pero en los casos de fobias o cuando la ansiedad está desbordada, la percepción de ese peligro está distorsionada. Y, además, hay muchas situaciones que te pueden dar miedo que no vas a poder evitar siempre. Se ve perfectamente cuando sufres una fobia que termina por limitar toda tu vida. También en Trastorno Obsesivo Compulsivo o con la Ansiedad Generalizada.

La conducta de evitación la explica muy bien Andrés M. Pérez-Acosta en su trabajo sobre Fundamentos de las Terapias de Exposición contra las Fobias para la Universidad de Talca (Chile): "La evitación en principio es una conducta relativamente normal y adaptativa. Pero si ésta para a ser exagerada, por cambiar la rutina cotidiana del individuo, entonces aparece una fobia".

Así pues, la Terapia de Exposición te ayudará a enfrentarte a esas situaciones que te aterrorizan sin necesidad de evitarlas.

Cómo funciona la Terapia de Exposición

La Terapia de Exposición proporciona un ambiente seguro y controlado por el psicólogo, vamos a tener esto en cuenta en primer lugar. La tarea es complicada, ya que se trata de transformar gradualmente la sensibilidad del estímulo poniéndote en contacto directa o indirectamente con la situación que provoca el temor, la ansiedad o la angustia. ¿Cómo te atreverías a observar a una araña si tienes aracnofobia? Pues de la mano de un profesional.

En realidad se trata de reaprender a relacionarte con esa situación en concreto para que no te provoque esos niveles de angustia o ansiedad. Exponerte a la situación temida hasta reducir la ansiedad que te produce no es algo que puedas hacer por tu cuenta y tampoco de una sola vez, por eso la Terapia de Exposición propone un método de afrontamiento gradual y progresivo.

Con esta terapia te vas dando cuenta paso a paso de que exponerte a la situación temida o al estímulo no produce tantas consecuencias negativas como pensabas. Con esto, se reducen los pensamientos catastrofistas y obsesivos y al mismo tiempo aumenta tu autoconcepto, te ves cada vez más capaz de afrontar esa situación.

Aunque uno de los regalos más interesantes de la Terapia de Exposición lo recibes al final, cuando descubres que puedes subirte a ese avión, a ese ascensor, que no pasa nada por asistir a un concierto multitudinario, que puedes comer ese alimento al que tenías fobia o que te puedes encontrar con ese animal que temes sin que ocurra nada malo. Y el regalo es la aceptación emocional, es decir, que aprendes a tolerar ciertas sensaciones negativas sin que tengas la necesidad de evitarlas ni de controlarlas.

Tipos de Terapia de Exposición

Hay diferentes formas de poner en práctica la Terapia de Exposición dependiendo del trastorno a tratar y también de la persona. Todas se realizan de forma gradual, comprobando que a cada paso, la ansiedad o el miedo se reducen.

+ Terapia de Exposición en imaginación

¿Qué es lo que te produce tanto miedo que puede llevarte a un ataque de pánico? Bien sea salir a la calle, tener una enfermedad, encontrarte con algún animal, subir a un avión o cualquier otra situación o estímulo, puedes empezar por imaginarlo. Con la supervisión del psicólogo, la exposición en imaginación te anima a enfrentarte a la situación temida pero en un ambiente muy seguro y controlado. Te lo estás imaginando, no está pasando en la realidad.

+ Terapia de Exposición en vivo

En algún momento tendrás que pasar del plano mental al plano real y tendrás que vivir esa situación que te da miedo. Recuerda que siempre contarás con el apoyo del psicólogo, así que no puede pasarte nada malo. Y tampoco tienes que hacerlo todo a la vez. Si por ejemplo te dan miedo los aviones, puedes empezar por pasar tiempo en un aeropuerto para habituarte a la situación. Y poco a poco, con la reestructuración cognitiva, podrás ir acercándote a ese avión y superar tu fobia.

+ Terapia de Exposición en imágenes

Muy parecida a la exposición en imaginación es la exposición en imágenes. Cuando hablamos de fobias a objetos y animales, ya señalamos que la crisis de angustia o de pánico no se produce solamente con el contacto real, sino que a través de las imágenes, por televisión o en alguna publicación, se pueden desencadenar todos los síntomas. Y esto vale para hacer el camino a la inversa, es decir, puedes superar tus temores comenzando por enfrentarte a ellos a través de una imagen.

+ Terapia de Exposición virtual

Las nuevas tecnologías están también al servicio de la salud mental y proporcionan herramientas muy efectivas para la Terapia de Exposición. ¿Te daría tanto miedo subirte a un avión si sabes que lo estás haciendo en una simulación virtual? Seguro que no. Luego, del mundo virtual al mundo real, solo hay un pequeño paso que dar.

Cómo puede ayudarte la Terapia de Exposición a afrontar tus miedos

Que haya diferentes terapias en Psicología hace que los tratamientos puedan ser más personalizados. Si te estás preguntando cómo puede ayudarte la Terapia de Exposición, te lo contamos. Esta terapia está especialmente indicada para los casos de fobias, pero también para cualquier problema de ansiedad. La Terapia de Exposición es muy efectiva para el Trastorno Obsesivo Compulsivo, para el Trastorno de Estrés Postraumático y para los Trastornos Alimentarios.

Además, esta terapia consigue mejorar muchos aspectos de tu vida, empezando por la autoestima, que se refuerza a cada paso que das en la terapia. Afrontar tus miedos te hace más fuerte, confías más en ti y en tus capacidades y hasta te descubre capacidades que desconocías. Y por ser parte de la Terapia Cognitivo Conductual, puede servirte para transformar por completo tu perspectiva vital alejándote de tus pensamientos arraigados y ayudándote a descubrir la gran diferencia entre dolor y sufrimiento emocional.

Pero como siempre advertimos, con la salud mental no se juega. No la dejes en manos de gurús del bienestar y contacta con un profesional.

Puedes leer más artículos similares a La Terapia de Exposición: el mejor tratamiento para afrontar miedos, en la categoría de Terapias en Diario Femenino.