Terapia Breve Estratégica: una solución rápida a un problema psicológico

¿En qué consiste este tipo de tratamiento psicológico?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

A muchas personas aún les cuesta mucho reconocer que tienen un problema psicológico y buscar ayuda. Ir al psicólogo es todavía un acto de valentía rodeado de muchos mitos. ¿Estoy loca si voy al psicólogo? ¿Cómo reaccionarán mis allegados? ¿Voy a tener que ir toda la vida al psicólogo? Y es cierto que un tratamiento psicológico puede durar mucho tiempo, según el problema del que se trate, pero hemos encontrado la Terapia Breve Estratégica que, como su nombre indica, reducirá el tiempo considerablemente. ¿Necesitas una solución urgente a tus problemas psicológicos?

Qué es la Terapia Breve Estratégica

La Terapia Breve Estratégica es una técnica de intervención psicológica desarrollada por Giorgio Nardone que se centra en solucionar problemas. Visto así parece no parece nada novedoso, ¿verdad? ¿O acaso el objetivo de las demás terapias no es también solucionar el problema que te lleva al psicólogo?

Pero es que hay algunos aspectos que diferencian esta terapia de las demás. Por un lado, y como su propio nombre indica, es la duración del tratamiento. Esta terapia es breve porque en pocas sesiones se empiezan a ver resultados positivos y la intervención psicológica no suele exceder de las 20 sesiones. Tal vez resulte sospecho que haya terapias que duren tanto tiempo, algunas hasta años, cuando existe una que puede solucionar el problema en menos tiempo.

Hay que advertir que la diversidad de terapias en psicología existe precisamente porque no a todos los pacientes les sirven los mismos métodos y lo mismo ocurre con el problema a tratar. La mente humana es compleja y en los trastornos psicológicos no hay una única manera eficaz de abordar los problemas. Pero volvamos a la Terapia Breve Estratégica y a lo que la hace diferente y especial.

Las bases de la Terapia Breve Estratégica

La Terapia Breve Estratégica tiene en cuenta para su intervención tres aspectos fundamentales:

1 Los problemas psicológicos son producto de la forma de ver la vida que tiene cada persona, de su perspectiva.

2 No es necesario encontrar la causa del problema psicológico en cuestión, sino más bien entender cómo funciona ese problema.

3 Las soluciones que hasta el momento ha intentado el paciente para resolver su problema no funcionan, así que esta terapia lo que busca es soluciones diferentes.

Con estas bases podemos entender mejor que la Terapia Breve Estratégica se centra en el presente. Al pasado solo se mira para analizar las soluciones que se han propuesto hasta ahora y que no han funcionado. Si no han funcionado, habrá que probar con nuevas estrategias, ¿verdad? Siempre hemos escuchado que si quieres resultados diferentes, tendrás que hacer cosas diferentes.

En esta terapia se proponen perspectivas diferentes, ya que los problemas psicológicos no afectan a todo el mundo por igual y dependen de la visión del mundo de cada persona. Y de cómo maneje sus emociones.

Para qué problemas se utiliza la Terapia Breve Estratégica

Parece interesante una terapia que además de eliminar los síntomas del trastorno y los comportamientos disfuncionales proporciona una perspectiva diferente y te lleva a gestionar tu realidad de una forma más funcional y saludable. Pero, ¿para qué tipo de problemas es más eficaz esta terapia?

La Terapia Breve Estratégica se ha convertido en una de las más eficaces en el tratamiento de trastornos alimentarios como la anorexia y la bulimia. También la depresión, que cada vez afecta a más personas, así como los trastornos de ansiedad. Además, tiene mucho éxito en casos de Trastorno Obsesivo Compulsivo, fobias o incluso problemas de pareja.

Siempre es complicado tratar de aliviar el sufrimiento humano. Esta búsqueda incesante y últimamente obligada de la felicidad, sumada al ritmo de vida que llevamos con más responsabilidades de las que cualquiera podría sobrellevar, nos conduce a un estado de sufrimiento y confusión que muchas veces deriva en un trastorno psicológico. La Terapia Breve Estratégica propone cambiar el punto desde el que observamos nuestra vida y nuestro sufrimiento, esto es, nuestros problemas. Es una especie de invitación a flexibilizar nuestro punto de vista para que la rigidez originaria no nos impida ver que la solución está a nuestro alcance.

Cómo funciona la Terapia Breve Estratégica

Tal vez la mayoría de las terapias psicológicas que conocemos duran tanto tiempo porque lo primero que hacen es buscar la causa del problema. En la Terapia Breve Estratégica no ocurre lo mismo, el objetivo es encontrar soluciones rápidas y eficaces para resolver problemas complejos. Y en muchos casos lo consigue, pero insistimos en que no hay una única terapia válida, depende de la persona y del problema a tratar.

Si la causa o el origen del trastorno no es importante para la Terapia Breve Estratégica, ¿qué es lo que busca? La búsqueda se centra en conocer cómo funciona el problema, qué estrategias no han funcionado para resolverlo y buscar nuevos enfoques a la hora de plantear posibles soluciones. ¿Y cómo se llega a la solución?

La solución se encuentra mediante el llamado reductor de complejidad. ¿Qué soluciones has intentando para resolver tu problema? ¿Han funcionado? Seguro que no, sino, no estarías buscando ayuda psicológica. Es más, probablemente las soluciones que has puesto en práctica no solo no han solucionado el problema, sino que pueden haberse convertido en parte del problema. Así que toca olvidarse de ellas, toca un cambio radical.

Si siempre haces las mismas cosas, siempre obtendrás los mismos resultados. ¿Sigues con tu problema? Entonces habrá que cambiar de perspectiva, abrir la mente a otras soluciones, reflexionar desde una lógica diferente a la habitual, modificar por completo tus esquemas vitales porque es evidente que no te están siendo de utilidad.

Pero cuidado, estamos hablando de una terapia psicológica que debe hacerla un profesional. Y es cierto que al final, los recursos los tienes al alcance de la mano y los descubrirás por ti misma. Lo mismo ocurre con las soluciones, a las que tú misma llegarás, pero no sola, sino con la ayuda de esta terapia y guiada por tu psicólogo.