Terapia de Aceptación y Compromiso: ¿para qué la utilizan los psicólogos?

Descubre la terapia que te cambiará la vida

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Mientras perseguimos incansables la felicidad y el éxito y nos bombardean con frases buenrollistas y positivas que levantan el ánimo durante unos segundos pero que luego nos lo bajan a los infiernos cuando comprobamos que esas frases no surten ningún efecto... Mientras todo eso ocurre en nuestra sociedad actual, aumenta el número de personas con depresión y con trastornos de ansiedad. ¿Por qué? ¿Cómo es que somos tan infelices? ¿Cómo es que no sabemos manejarnos en la vida emocional? Si piensas que estás haciendo algo mal o que la vida no es como esperabas, presta atención a la Terapia de Aceptación y Compromiso. Verás la vida de otra manera; y también la felicidad.

Qué es la Terapia de Aceptación y Compromiso

La Terapia de Aceptación y Compromiso o ACT está teniendo mucho éxito y cada vez la utilizan más psicólogos en sus tratamientos. Fue desarrollada por Steven Hayes y pertenece a las terapias conductuales de la Tercera Ola. Tal vez esto no te diga mucho, tal vez te interese más saber que el objetivo de la ACT es llevar una vida plena y significativa aprendiendo a manejar el dolor que, al fin y al cabo es inevitable.

Es en cómo afrontar el dolor y el sufrimiento en lo que la Terapia de Aceptación y Compromiso se distingue de las demás terapias. Está comprobado que intentar controlar o evitar el dolor es contraproducente, ya que no hace más que aumentarlo. Entonces llegamos a la famosa frase de que si no puedes con tu enemigo, únete a él.

Uno de los objetivos de la ACT es aceptar el sufrimiento como parte de la vida y propone a través de sus 6 principios diferentes formas de afrontarlo para que cause menos impacto negativo en nuestras vidas. Y donde decimos sufrimiento, decimos dolor, angustia, ansiedad, miedo, frustración, ira... Todo aquello que nos incomoda y de lo que habitualmente queremos escapar con escasos resultados.

¿Y luego? Luego llega la hora de actuar, fíjate en su nombre. La Terapia de Aceptación y Compromiso no es solo aceptar, también es comprometerte con tus valores para darle significado a tu vida. Si has pasado por ese momento en el que la vida no tiene sentido, aquí tienes una opción de lo más interesante para encontrarlo.

Para qué se utiliza la Terapia de Aceptación y Compromiso

La ACT puede convertirse en un modo de vida, es cierto, pero los psicólogos la están utilizando para trastornos importantes como la ansiedad, la depresión o incluso la esquizofrenia. También se utiliza en casos de adicciones, para dejar de fumar y hasta para tratar el síndrome de burnout en el trabajo. Y los resultados son excelentes.

Pero lo cierto es que una vez que conoces a fondo la Terapia de Aceptación y Compromiso, tu perspectiva vital cambia. Hay que tener cuidado con la forma de entender la palabra "aceptación", que no significa "resignación". Aceptar una situación que te duele o te incomoda no es resignarte y sufrirla, sino aceptar que está ahí, manejarla para que no te impacte demasiado en tu vida y que no nuble tu mente para poder encontrar la mejor solución.

No es un camino fácil el de la Terapia de Aceptación y Compromiso, como tampoco es fácil el camino de la vida. Pero a partir de ahora empezarás a tener menos miedo de las emociones que consideramos negativas y tendrás menos miedo al propio miedo. O al menos, no te impedirá seguir viviendo una vida rica, plena y con sentido. ¿Qué pierdes por probar la ACT?

Cuáles son los principios de la Terapia de Aceptación y Compromiso

Si quieres saber cómo lidiar mejor con los obstáculos que te pone la vida y cómo gestionar tus emociones, presta atención a los 6 principios de la Terapia de Aceptación y Compromiso.

1 Defusión cognitiva

La defusión cognitiva es uno de los aspectos más interesantes y novedosos de la ACT porque te enseña a relacionarte con tus pensamientos de una forma diferente. Ya sabes que primero aparece el pensamiento, ese pensamiento te genera una emoción negativa y tú te crees al pie de la letra tanto el pensamiento como lo que estás sintiendo.

Seguramente ya habrás probado a resistirte a ese pensamiento que te provoca malestar y habrás comprobado que lejos de desaparecer, se hace más fuerte. Bien, pues con la defusión cognitiva consigues reducir el impacto de ese pensamiento al observarlo con cierta distancia. ¿Cómo?

Pues porque la ACT relativiza la importancia de tus pensamientos. No se trata de si son verdaderos o falsos, sino de si son útiles o no. ¿Te resulta útil pensar que no vales para nada o que eres incapaz de hacer ciertas cosas? Desde luego que no. Así que no hace falta que te creas todo lo que piensas.

2 La aceptación

El segundo principio de la Terapia de Aceptación y Compromiso es precisamente la famosa aceptación. Aquí también se trata de no resistirte. ¿Te sientes ansiosa, con miedo o enfadada? Seguro que no quieres sentirte así y te resistes. Entonces la emoción se hace más intensa, más grande, te envuelve y te atrapa. Acéptala.

Respira hondo y trata de darle una imagen mental a esa emoción que te desborda. En lugar de que ella te envuelva, envuélvela tú con tu respiración. No te juzgues por tener esa emoción y sé consciente de que está ahí. Está ahí pero se pasará. Y se pasará antes si la aceptas.

3 La conexión

En la conexión la ACT propone técnicas de mindulness para conectar con el momento presente. El famoso aquí y ahora te aleja del desbordamiento emocional y te ayuda a ser consciente de que la vida es algo más que ese malestar que estás sufriendo. Observa y siente a tu alrededor. Escucha, mira, saborea o toca.

Por un momento conseguirás alejarte de lo que te preocupa o te angustia y verás que ese momento también ha sido real. Que la ansiedad, la tristeza, la angustia o la ira existen, pero también son pasajeras. Si te concentras en el momento presente descubrirás que hay más cosas que son tan reales como tu sufrimiento.

4 El Yo Observador

Entender el Yo Observador es la parte más complicada de la ACT, tal vez porque se aleja un poco de nuestra cultura occidental. Tendrás que hacer un esfuerzo y trascender a tu Yo Pensante para ver tus pensamientos desde otra perspectiva y así dejar que influyan menos en tu vida.

Esta parte es fundamental para conseguir hacer la defusión correctamente, para desligarte de tus pensamientos, de tus sensaciones y de tus emociones como si no te estuvieran ocurriendo a ti, como si las estuvieras viendo desde fuera. Como un observador.

5 Los Valores

Superada la parte de la aceptación, la terapia ya se centra en actuar y conseguir esa vida plena y significativa. ¿Cómo se consigue? Espera, porque antes de ponerte en marcha, aún queda un poco de reflexión. ¿Cuáles son tus valores? ¿Qué es lo más importante de tu vida? Recuerda que se trata de tus propios valores, no de los que te marca la sociedad, la familia o tu entorno más cercano.

La ACT no te propone marcarte objetivos concretos, al menos de momento, sino de marcarte a ti misma, de recordarte o resaltar lo que es importante para ti, tus valores. La familia, el trabajo, sentirte bien contigo misma, el amor, la generosidad, la amistad... Eso ya depende de cada uno. Pero identifica esos valores.

6 Las Acciones Comprometidas

Y ahora ya sí ha llegado el momento de actuar. Con una mejor relación con tus pensamientos y emociones y con tus valores identificados, ya puedes emprender el camino hacia una vida llena de significado comprometiéndote contigo misma. Ahora sí es el momento de fijarse metas y objetivos concretos e ir a por ellos. Puede que te caigas por el camino, pero te levantarás más fácilmente porque estás comprometida con esas acciones.

¿Quieres saber más sobre la Terapia de Aceptación y Compromiso? Te recomendamos el libro de Russ Harris La Trampa de la Felicidad. Porque para ser feliz no puedes tratar continuamente de evitar el sufrimiento, sino relacionarte con él de una forma diferente.

Puedes leer más artículos similares a Terapia de Aceptación y Compromiso: ¿para qué la utilizan los psicólogos?, en la categoría de Terapias en Diario Femenino.