Por qué todos deberíamos ir al psicólogo (al menos una vez en la vida)

Los beneficios de la psicología en tu vida

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Nos preocupamos por nuestra salud física, pero no por nuestra salud mental. De hecho, el propio término "salud mental" nos transmite escalofríos y todavía nos resulta difícil desligarlo de antiguos sanatorios mentales o psiquiátricos muy cinematográficos. Y, sin embargo, cuidar la salud mental simplemente significa ocuparnos de nuestro interior y de desarrollar nuestra inteligencia emocional. Te contamos en este artículo por qué todos deberíamos ir al psicólogo al menos una vez en la vida y sin necesidad de sufrir un trastorno mental, emocional o psicológico.

El miedo a ir al psicólogo

La realidad es que hay miedo. A ir al psicólogo y a decir que vas al psicólogo. En primer lugar, por esa idea tan arraigada de que al psicólogo van los locos. No es así, evidentemente, pero no todo el mundo lo sabe todavía. Incluso si estuvieras "loco" lo ideal sería poder curarte, ¿verdad? Al psicólogo no van los locos, van las personas que se encuentran perdidas, sin salida o con algún problema que no saben cómo solucionar. No me digas que nunca te has encontrado en esa situación.

Otra de las teorías más escuchadas es que los psicólogos no te ayudan, solo te sacan el dinero. Que ir al psicólogo cuesta un dinero que no siempre tenemos es cierto, dada la escasa atención que recibe la salud mental desde la sanidad pública. Que el psicólogo es un profesional autónomo con un negocio que tiene que sacar adelante también es cierto, pero eso no quiere decir que no esté ahí para ayudarte. Su negocio, su trabajo, su profesión es ayudar a los demás, lo mismo que los médicos o los bomberos, que también cobran por su trabajo.

Y la más demoledora de todas la teorías para evitar el psicólogo. No creo en los psicólogos. Muchas personas lo dicen así, como si fuera un acto de fe, como si el trabajo de los profesionales de la psicología no llevara un amplio esfuerzo y unos avales de conocimientos detrás. No creen en los psicólogos situándolos en el mismo ámbito de creencia que dios, las hadas, los espíritus o los fantasmas.

Cuándo ir al psicólogo

Muchas personas se preguntan cuándo y para qué ir al psicólogo. La lista de motivos sería interminable, pero aquí van algunos motivos o situaciones en los que te vendría muy bien la ayuda psicológica.

+ Con la muerte de un ser querido para ayudarte a superar el duelo.

+ Cuando tienes problemas laborales como frustración en el trabajo, menor rendimiento del habitual o en un despido.

+ Si tienes alguna adicción, al alcohol, a las drogas, al juego o incluso al sexo.

+ Cuando estás viviendo una crisis de pareja o en una ruptura.

+ Si tienes problemas para relacionarte con los demás por una timidez excesiva o baja autoestima.

+ Situaciones de abuso o maltrato.

+ Cuando sufres algún miedo o fobia que te impide hacer algunas actividades.

+ Cuando el estrés te desborda.

+ Si sufres angustia habitualmente o llanto incontrolado.

+ Si tienes explosiones de ira o enfado que están afectando a tus relaciones sociales y familiares.

+ Cuando la comunicación con tu pareja o con tus hijos falla.

+ Cuando sientes que has perdido las riendas de tu vida.

+ Cuando no te reconoces a ti misma o no le encuentras sentido a tu vida.c

+ Si sufres crisis de ansiedad frecuentes.

+ Si tienes dolor emocional independientemente de si el motivo te parece justificado o no.

Como ves, no todas las situaciones implican un problema grave o un trastorno mental y seguro que has pasado o estás pasando por alguna de ellas.

Los beneficios de ir al psicólogo y por qué deberíamos ir

¿Y qué puede hacer un psicólogo por ti? Pues ante todo ayudarte. La terapia psicológica se centrará en unas cosas u otras según el motivo por el que acudas, pero en líneas generales, encontrarás los mismos beneficios de cualquier psicólogo.

+ Una persona que te escucha sin juzgarte. Si piensas que esto también lo puede hacer una amiga tomando un café, déjanos decirte que el psicólogo además de escucharte te dará consejos basados en tus necesidades y en tu forma de ser.

+ Ir al psicólogo es toda oportunidad para conocerte mejor a ti misma pero, sobre todo, para comprender. Comprenderte mejor, por qué haces las cosas o por qué dejas de hacerlas. Comprender mejor lo que está pasando, lo que está ocurriendo en tu vida y por qué lo estás afrontando de esta manera.

+ Aprender a afrontar los sucesos que ocurren en tu vida de una forma más saludable. Aprender a relacionarte mejor con los demás, desde la seguridad que te da mejorar tu autoestima. Reclamar tus derechos en las relaciones de forma asertiva. Comunicarte mejor.

+ El psicólogo te ayudará a gestionar tus emociones. El trabajo lo harás tú, pero tener una guía hacia el bienestar emocional que te asegure un futuro de equilibrio psíquico no es algo que debas pasar por alto.

+ Modificar las conductas que te están haciendo daño. Desde aferrarte al pasado hasta alguna adicción, pasando por la incapacidad para perdonarte a ti misma. Ten en cuenta que en muchas ocasiones no te das cuenta de esas conductas hasta que provocan un problema importante. ¿Por qué esperar?

+ Aliviar el sufrimiento emocional. Este beneficio se deriva de aprender a gestionar las emociones, cuando llega ese momento en que te liberas de esos esquemas que no te sirven y comienzas a ver la vida desde un punto de vista diferente.

+ El mejor beneficio de ir al psicólogo que incluso podemos considerar un regalo es lograr ser tú misma. Ser auténtica, independiente y segura de ti misma. Aceptarte tal y como eres, comprenderte, perdonarte y amarte.

El psicólogo NO hace milagros

Vale. Es evidente que el psicólogo no va a hacer milagros. Pero puede ayudarte a mejorar tu calidad de vida, ¿te parece poco? En realidad tienes que tener en cuenta que un psicólogo no va a resolver tus problemas, eso lo tendrás que hacer tú misma. Y eso es lo que más sorprende a la gente y lo que hace que muchas veces piensen que ir al psicólogo no sirve para nada.

De aquí se deduce que no se trata solo de tu actitud como paciente, que debe ser activa y no pasiva. No te sientes a esperar que el psicólogo te solucione la vida. También se trata de ser o no un buen psicólogo y, especialmente, de si conectáis o no. Cuidado en este aspecto porque para que la terapia psicológica dé un buen resultado, debe tratarse de un profesional. Si estás dudando entre un coach o un psicólogo, no lo dudes. Elige al psicólogo.

¿Sabes cuál es en verdad el trabajo de un psicólogo? Un buen psicólogo no te dirá lo que tienes que hacer o lo que no puedes hacer. Un buen psicólogo no se limitará a escucharte sin intervenir. Un buen psicólogo puede que no te dé todas las respuestas que necesitas, sino que más bien te hará las preguntas adecuadas para que tú misma encuentres esas respuestas.

Ten en cuenta que un psicólogo es una persona que conoce los cómo y los por qué del comportamiento humano, cómo funcionan los pensamientos, cómo se gestan las emociones y cómo dan lugar a reacciones que te harán daño o no. Y al comprender ese ciclo de pensamientos, emociones y conductas, lo que conseguirás será aliviar el sufrimiento y encontrar el camino del bienestar. ¿De verdad crees que hay que estar loco para buscar esa ayuda? ¿Ahora comprendes las razones por las que TODOS deberíamos ir al psicólogo al menos una vez en la vida?