Las 7 etapas del duelo tras la muerte de un ser querido

El duelo es necesario para superar la muerte de un ser querido

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Las etapas del duelo

Algún día nos llegará a nosotros y eso no lo sufriremos. El miedo a la muerte no es tanto el miedo a morir como el miedo a perder a las personas que queremos. Y cuando eso ocurre, todo nuestro mundo se desmorona. No podemos quedarnos paralizadas por el dolor y la pena, debemos avanzar y para eso necesitamos atravesar las 7 etapas del duelo. Descúbrelas para saber lo que vas a experimentar.

Las 7 etapas del duelo por la muerte

No todo el mundo se toma igual la muerte de un ser querido porque nuestras reacciones son muy diferentes. Unos se empeñan en negar el dolor, en aceptar la muerte como inevitable y esconder su pena. Otros se empeñan en todo lo contrario, en negarse a superar esa muerte, en seguir llorando porque no se ven con derecho a superar este doloroso momento.

Pero de una forma u otra hay que hacerlo. Hay que atravesar ese duelo por la muerte de un ser querido de la forma más saludable posible para no arrastrar esa pena durante toda nuestra vida. Y estas son las 7 etapas del duelo que vas a tener que afrontar.

Superar el duelo por la muerte de un ser querido

1 Negación

El impacto emocional que produce la noticia de la muerte de un ser querido te puede dejar en shock. No te lo crees, no es posible que haya muerto, no ha ocurrido. Negar la realidad no deja de ser un mecanismo de defensa frente al sufrimiento y al dolor, pero en algún momento te haces consciente de la realidad más dura: esa persona ha muerto.

2 Confusión

Llega entonces un momento de confusión emocional donde se mezclan todas las emociones negativas posibles, hasta las que no sabías ni que existían. Es frecuente distorsionar los pensamiento y los acontecimientos y perder la perspectiva de la realidad. La sensación de incapacidad y de frustración son tan grandes como la sensación de estar perdida sin saber qué hacer.

3 Ira y rabia

En medio de esa confusión y casi solapándose con la siguiente etapa, empiezas a sentir la rabia por la pérdida del ser querido. La vida te parece de lo más injusta y a algo o a alguien habrá que culpabilizar. Después de maldecir al mundo en general, te tocará el turno a ti.

4 Dolor y culpa

El sentimiento de culpa es inevitable. Y seguro que no tenías ninguna opción para evitar esa muerte, pero puede que te sientas culpable por no haberle dicho a esa persona cuánto la querías. ¿Quién se iba a imaginar que se iba a ir tan pronto? Y te duele, la pérdida duele también físicamente sin descartar episodios de ansiedad y angustia.

Cómo afrontar la muerte de un ser querido

5 Tristeza

La etapa de la tristeza es una de las más peligrosas del duelo porque es el momento en el que puedes caer en una depresión. Debes aceptar todas las emociones que sientes, entender que es normal sentirse mal y peor que mal cuando has perdido a una persona que quieres, comprender que el momento que estás sufriendo pasará aunque no sepas ni cómo ni cuándo. Y dejarte sentir ese dolor porque tu vida sin esa persona va a experimentar un cambio considerable.

6 Aceptación

Comienzas a aceptar la realidad. Comienzas a aceptar que esa persona ya no está en tu vida. Tomas conciencia de su ausencia y de que no va a volver. Sigue siendo una etapa muy dolorosa, pero también experimentas cierto alivio porque tu mente se va aclarando y va dibujando una situación más realista. Estás destrozada pero algo habrá que hacer. ¿Y ahora qué?

7 Restablecimiento

Ahora empieza la recuperación de verdad, la superación de esa pérdida. Para ello tendrás que hacer muchos cambios en tu vida y en tus rutinas. Y, especialmente tendrás que prestar mucha atención a tu vida interior. No te olvides ni por un momento de tienes no solo el derecho, sino también la obligación de volver a vivir, de ser feliz. Si crees que no puedes hacerlo sola, busca ayuda psicológica para que no convertir tu vida en un duelo continuo.