Consejos para afrontar la repentina muerte de un familiar

Nada nos prepara para la pérdida de un ser querido, pero debemos superarlo

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cómo superar la muerte de un ser querido

No hay nada que te prepare para la situación más dolorosa en la vida: perder de repente a un ser querido. Antes incluso de que te plantees cómo superarlo, tendrás que aceptarlo, porque en el momento en que te dan la noticia todo se vuelve confuso e incomprensible. "No puede ser" es lo único que consigues pensar. Nos preguntamos cómo afrontar la repentina muerte de un familiar y te damos algunos consejos para superarla.  

Cuando pierdes a un ser querido de repente

Con la pérdida repentina de un ser querido no ocurre lo mismo que cuando alguien muere después de una larga enfermedad o con muchos años. Llega un momento del duelo en el que ambas muertes se llevan de la misma manera, pero al principio no. El principio de la muerte repentina te lleva directamente al abismo. No lo entiendes.

No lo entiendes ni lo quieres entender ni estás preparada para entenderlo. No puede ser. Ni siquiera duele en esos primeros momentos porque aún no eres consciente de que esa persona ha muerto. No puede ser. Esa incomprensión te deja en un estado de shock en el que todo pierde sentido y tu mente se niega a aceptar la realidad.

Es cuando la realidad de la muerte se hace presente cuando te empieza a doler. Un dolor lacerante del alma que crees que nunca vas a poder superar. Tu alma se ha partido en mil pedazos por la pérdida de ese ser querido de una forma tan injusta que puedes llegar a la rabia y a la impotencia.

El duelo por la muerte de un ser querido

Algunos consejos para afrontar la muerte repentina de un familiar

¿Y cómo vas a afrontar esta situación?, ¿y cómo va a ser tu vida de ahora en adelante? Hay dos cosas que debes tener muy claras. La primera es que para dar cualquier paso antes debes aceptar lo que ha ocurrido, por injusto que te parezca, por ilógico que te parezca, por doloroso que te parezca. La segunda es tener muy claro que tienes el derecho y la obligación para contigo misma de reponerte, superar esta terrible pérdida y ser feliz.

Pero no va a ser fácil. Sin embargo, tienes que intentarlo.

1 Acepta la pérdida, acepta la muerte, acepta que esa persona ya no va a estar más en tu vida.

2 No te guardes tus emociones ni tus lágrimas. Llora, grita, di que es injusto, sácalo todo sin importar quién esté delante.

3 Haz algunos cambios, sobre todo si la persona que ha fallecido vivía contigo. Esto puede resultar muy doloroso y también puede ir mezclado con un sentimiento de culpa, pero cambia el escenario del dolor.

4 No tienes que olvidar a esa persona, pero no tienes por qué vivir en un duelo permanente.

5 Céntrate en el mundo de los vivos. Tienes más personas a tu alrededor que seguramente están pasando lo mismo que tú y os necesitáis mutuamente.

6 Mantente en activo. No te quedes en el sofá llorando los recuerdos de esa persona que ya no está. Sal a la calle, relaciónate y llena tu tiempo con tus aficiones favoritas.

7 Si te resulta demasiado difícil afrontar esta muerte, lo mejor es que pidas ayuda profesional para garantizar tu estabilidad emocional y que la superación de la pérdida la hagas de una forma más saludable.