Cómo superar la depresión por la muerte de un ser querido

Cómo superar la depresión por la muerte de un ser querido

Una muerte viene a recordarnos nuestra propia fragilidad, la fugacidad de cada momento y lo inevitable de la vida. Se trata de una situación tan dolorosa que la mayoría de las veces no sabemos cómo afrontarla.

Tristeza, angustia, desesperación e impotencia son los sentimientos más habituales cuando muere una persona cercana. Pero debemos encontrar la fuerza suficiente para reponernos de esa pérdida y evitar a toda costa sufrir una depresión.

Depresión por una muerte

Una muerte es una pérdida definitiva, una persona que desaparece irremediablemente de nuestra vida, por lo que tenemos que aprender a vivir sin esa persona. Tarea especialmente difícil si de quien estamos hablando es un familiar, un amor, un hijo o un gran amigo. El vacío se vuelve asfixiante y hay momento en que no nos imaginamos superando esa pérdida.

Porque superar la muerte de un ser querido requiere una fuerza de la que carecemos en esos momentos y una convicción muy fuerte de que nos merecemos continuar con nuestra vida, sin culpas y sin remordimientos. Y sobre todo, nos meremos ir alejando esa tristeza de nuestro día a día a nuestro propio ritmo, no al ritmo que nos marque la sociedad.

La muerte de un ser querido es una de las causas más frecuentes de depresión, ya que muchas personas no son capaces de afrontar una muerte. Se trata de un tipo de depresión del que es muy difícil salir y que requiere terapia especializada que nos ayude a canalizar todos los sentimientos oscuros y transformarlos en recuerdos agradables.

Evitar la depresión por una muerte

Es tremendamente difícil superar una muerte sin ayuda, así que no vamos a hacernos las fuertes porque si no gestionamos bien el duelo podemos caer en una depresión. Ante la muerte de un ser querido lo que más necesitamos es tiempo, para llorar, para dejar salir nuestra tristeza y hasta para angustiarnos. Pero pasado un tiempo, vamos a tener que recomponer nuestra vida como sea.

Hay que tener muy claro que si estamos hablando de la muerte de una persona a la que queríamos, esa persona hubiera deseado que fuéramos felices aún sin su presencia. Así que debemos alejar cualquier sentimiento de culpabilidad por querer reponernos cuanto antes de la desgracia.

También podemos entender que la pérdida de esa persona no sólo nos afecta a nosotras, sino que habrá mucha más gente rota por el dolor de su muerte. Si nos dejamos vencer por la depresión, no vamos a poder ayudar a nadie más, y tal vez servir de apoyo a otras personas nos haga más fuertes frente al dolor.

Laura Vélez  •  lunes, 8 de julio de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x