Cómo ganar seguridad en ti misma y subir la autoestima

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Las dudas nos asaltan en cualquier momento de la vida y es normal. ¿Lo estamos haciendo bien?, ¿lo conseguiremos?. Cierto grado de duda es perfectamente natural porque además nos ayuda a reflexionar. Pero cuando la inseguridad se apodera de nosotras es porque tenemos un problema de autoestima. Descubre cómo mejorar la autoestima y estar segura de ti misma.

La autoestima es seguridad en ti misma

Seguridad y confianza en ti misma son dos de las características que necesitas para tener una autoestima alta, pero para llegar a ese estado se requiere aceptación y decisión. Y es que la autoestima es un conglomerado de actitudes positivas que se relacionan entre sí. Primero te aceptas a ti mismas, después te gustas más y entonces es el momento en el que te ves con fuerzas para tomar decisiones.

La toma de decisiones es importante para ganar confianza y seguridad en ti misma. Que no te asuste fallar, no tengas miedo a equivocarte porque el error es inherente al ser humano. Equivocarte no te hace una persona menos capaz o menos apta, sino más valiente, más arriesgada, más proactiva. Y la felicidad es de aquellos que se mueven para conseguirla.

Una vez que confíes en ti misma, puedes empezar a practicar esa seguridad que tanto anhelan la mayoría de las personas. Sin necesidad de llegar a los extremos del egocentrismo ni mucho menos de la prepotencia, la seguridad en ti misma solo la puedes conseguir a base de poner por encima de todo tus deseos, tus necesidades, tus propuestas.

Cómo ganar seguridad en ti misma para mejorar la autoestima

Claro que es muy fácil teorizar acerca de la necesidad de mejorar la autoestima, de sentirte segura de ti misma o de ganar confianza. Lo difícil es llevarlo a la práctica, ¿verdad?. Hay un ejercicio básico para mejorar la autoestima y para reforzar la personalidad que es aprender a decir "no". Puedes practicar el "no" con situaciones poco relevantes, solo para saber cómo suena esa negación en tu boca.

Pero aprender a decir "no" no basta para convertirte en una persona segura de ti misma. Al mismo tiempo que reconoces lo que no quieres, debes reconocer también lo que quieres, es decir, debes actuar o empezar a tomar tus propias decisiones. Y ambos ejercicios requieren cerrar los oídos ante las opiniones de los demás.

Evidentemente caminar por la vida segura de ti misma es un acto de responsabilidad al no dejar tu vida en manos de los demás. No estás sujeta a la influencia ajena y tendrás que aprender también a ignorar ese sentimiento de culpa inspirado por el reproche de los demás. Pero la seguridad en ti misma, aceptando tus aciertos y tus errores, te hará más consciente de que la felicidad está en tus manos.