¿Tienes lo que te mereces? Cómo subir la autoestima

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Tengo lo que merezco. Tengo un trabajo horrible, nunca elijo al hombre adecuado, me siento una incomprendida dentro de mi familia y mis amigos no me apoyan. Tengo una vida horrible y, además, es lo que me merezco. ¿Por qué?. Los problemas de autoestima empiezan por una pobre valoración de nosotras mismas y terminan en esta actitud derrotista en la nos sentimos víctimas de una conjura vital por nuestra propia ineptitud. Si algo nos merecemos, es ser felices.

Tengo lo que merezco

Cuando pensamos que esto es lo que nos merecemos, ser infelices, soportar estoicamente los problemas, aceptar sumisamente los palos que da la vida y seguir sintiéndonos insatisfechas eternamente, estamos presas de uno de esos pensamientos automáticos negativos que genera la baja autoestima.

Se trata de un pensamiento complejo en el que entran en juego aspectos como la culpabilidad, el refuerzo negativo desde la infancia, la sensación de ineptitud o escasa valía y todo ello mezclado con una actitud derrotista que nos deja paralizadas en ese estado de decepción vital. Pero si vamos más al fondo de la cuestión y hacemos un poco de autocrítica constructiva y objetiva, veremos que se trata de una actitud de irresponsabilidad por nuestra parte.

Pensar que tenemos lo que nos merecemos es una especie de echar balones fuera y dejar la responsabilidad de nuestra felicidad en manos del destino o de otros agentes externos. No es cierto que el ser humano sea capaz de todo, pero sí es capaz de lograr muchas cosas en el momento en que toma las riendas de su vida.

Me merezco mucho más

¿Dónde están los jueces que han decidido lo que cada persona se merece? ¿en qué momento me convertí en tan mala persona que el universo volcó todo su rechazo en mi? El equilibrio universal, el karma o esa teoría de que la vida nos da lo que nos merecemos no es algo comprobado. Y aunque nuestra felicidad no solo depende de nosotras mismas, sí somos las únicas capaces de establecer lo que nos merecemos.

¿Qué es lo que nos merecemos en la vida? Dependiendo de cada persona, de sus necesidades y de sus objetivos, aquello que nos merecemos será lo que nosotras mismas decidamos. Pero a la hora de tomar la decisión de si nos merecemos más o menos de lo que tenemos, de si nos merecemos sonreír cada día o amargarnos un poco más, hay que estar libre de prejuicios y de sentimiento de culpabilidad.

La actitud más positiva es la de que nos meremos más alegrías y menos sinsabores. Que los sinsabores no nos derroten hasta dejarnos en ese estado de aceptación incondicional de la adversidad. Los problemas existen, pero los problemas se superan. Y el mero esfuerzo por superar y avanzar nos hace merecedoras de mucho más.