Ejercicios de autoestima: cómo convertir la negatividad en positivismo

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Vivimos rodeadas de mensajes pesimistas, de personas tóxicas y de influencias negativas. Pero lo cierto es que en el caso de la autoestima, la última palabra la tenemos nosotras.

Podemos hacer frente a esa oleada negativa que nos aprisiona, posiblemente desde la infancia, y convertirla en un mar calmado donde nadar entre positividad y sueños. Vamos a convertir lo negativo en positivo.

Cómo afecta la negatividad a la autoestima

Muchas personas han crecido sin un refuerzo positivo. Nuestros padres y nuestros abuelos siempre nos avisaban de lo malo, de los peligros, de lo terrible, pero no se preocuparon de educarnos con un refuerzo positivo que nos procurara una autoestima alta y estar así más preparadas para hacer frente a todas esas cosas horribles que nos vaticinaban.

Es cierto que la vida es dura, pero no es horrible ni terrible. Y nosotras podemos hacer frente a las adversidades con una sonrisa, decididas y resolutivas. Porque podemos hacerlo, digan lo que digan. Desconocemos el motivo por el que tanta gente utiliza la negatividad cuando puede darle la vuelta y vivir más feliz. Pero la realidad es que vivimos rodeadas de mensajes negativos que acabamos creyendo.

No puedo hacerlo, yo no sirvo para esto, no lo voy a conseguir, tengo mala suerte, las cosas buenas no están reservadas para mí, no me merezco ser feliz con todos los problemas que hay a mi alrededor, no tengo esa capacidad, no valgo tanto como tú, mi opinión no cuenta...no, no y no. El único "no" que tenemos que utilizar en nuestra vida es ese "no" pienso hacer esto porque no quiero.

Transformar lo negativo en positivo

El objetivo es mejorar la autoestima y en una autoestima alta no cabe la negatividad. Tampoco se trata de ponernos medallas que no nos corresponden, sino de valorarnos en su justa medida, de una forma objetiva y realista. Claro que hay cosas que no podemos hacer, pero no son tantas como creemos. El primer paso para eliminar esa negatividad que te impide valorarte como te mereces es romper con los prejuicios.

Esos prejuicios negativos que llevas escuchando desde la infancia son limitantes, atemorizantes y te impiden avanzar. Rompe con ellos sin sentirte culpable y quédate con todos aquellos valores positivos que pudieran inculcarte tus padres. Pero lo negativo se queda fuera de tu presente. Ahora piensa en lo que has conseguido a lo largo de tu vida. No valores si son grandes o pequeños, solo apúntalos en un cuaderno. Si aprobaste la secundaria, si fuiste a la universidad, si te encantaba bailar, aquel curso de tricot, las vacaciones con tus amigas, la competición en la que participaste, tu primer trabajo....

¿Son pocas cosas?. En absoluto. A lo largo de la vida vamos consiguiendo muchas cosas y no vamos a dejar que los problemas de autoestima nos dejan paralizadas en una vida estática. Tenemos la capacidad dentro de nosotras mismas, es la negatividad la que nos impide utilizarla.