Las 10 virtudes que conforman la autoestima

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Por ser la autoestima un concepto abstracto a veces surgen confusiones. Problemas de autoestima, baja autoestima, autoestima media, autoestima debilitada...el objetivo es crearnos y creernos una visión de nosotras mismas más positiva. Porque el ser humano es un conjunto de virtudes y errores que forman un maravilloso conjunto de aprendizaje y desarrollo. Para mejorar la autoestima debemos desarrollar, al menos, 10 aspectos fundamentales de la personalidad.

10 herramientas para una buena autoestima

1. Confianza. Debes creer en ti misma porque tú vales mucho. Si te sientes frustrada, vacía, desubicada, y crees que no lo estás haciendo bien, tal vez es porque estás desaprovechando tus habilidades. Investiga lo que te hace feliz y céntrate en aquellas actividades que haces bien porque te hacen sonreír. Tan equivocado es creer que hacemos todo mal como pensar que debemos hacerlo todo bien. Seguro que encuentras el modo de desarrollar tus habilidades.

2. Seguridad. Ten la seguridad de que vas a lograrlo. ¿El qué? Todo aquello que te propongas. Una vez hayas descubierto en qué eres no buena, sino excepcional, dedícate a explotar tus virtudes. Eso hará que te sientas más segura y confiada. Una mujer segura de sí misma es una mujer feliz.

3. Independencia. Sé tú misma. No dependas de nadie, ni económica ni emocionalmente, porque tú puedes logarlo por tus propios medios, con el apoyo de los demás, pero no necesariamente con su ayuda. Disfruta descubriendo tu auténtica forma de ser, sin dejarte influenciar por la imagen que los demás tienen de ti. Tú puedes proyectar tu propia imagen libre e independiente.

4. Belleza. La belleza es muy importante para mejorar la autoestima, pero no tienes por qué compartir el canon de belleza de la sociedad. Lo importante es que te sientas bien en tu propia piel, con tu cuerpo, tenga la forma que tenga y se ajuste más o menos al estereotipo de belleza.

5. Fortaleza. Eres más fuerte de lo que crees. En cuanto puedas liberarte de las presiones sociales o familiares, en cuanto encuentres el lugar en el que realmente quieres estar y no en el que se supone debes estar, descubrirás un fuerza interior que te impulsará a avanzar, a continuar en una vida llena de satisfacciones . Y podrás hacer frente a los imprevistos con una mayor seguridad.

6. Decisión. Atrévete, no tengas miedo a equivocarte. Y seguro que te vas a equivocar, pero el mayor error no es un fracaso o un revés, sino no intentarlo. Toma tus decisiones de forma independiente y con total libertad. Llevar la riendas de tu propia vida y tomar decisiones por ti misma es toda una responsabilidad, pero es el secreto de una vida feliz.

7. Inteligencia. Recuerda que la inteligencia no se mide por el número de títulos académicos. Una persona inteligente es un persona que se conoce a sí misma, que sabe sacar partido de sus habilidades, de sus virtudes y que sabe aprender de sus debilidades y errores.

8. Optimismo. Una visión pesimista de ti misma, valorarte de forma negativa, con pocas esperanzas respecto al futuro puesto que no tienes la suficiente valía como para logarlo, es el mayor lastre para alcanzar la felicidad. Vas a ser feliz porque te mereces ser feliz y porque vas a trabajar por conseguirlo. Los sueños están al alcance de tu mano, solo tienes que confiar en ellos y en ti.

9. Valentía. La vida no es un camino de rosas, pero tú puedes hacerle frente si sacas a la luz tu valentía. No tengas miedo y actúa. No tengas miedo de romper esquemas, de no satisfacer las expectativas de los demás. Transfórmate, reinvéntate y ve a por todo aquello que te hacer feliz.

10. Sí se puede. Haz tuyo el famoso lema que llevó a Obama a la Casa Blanca. "Sí, podemos", o "querer es poder" son frases que debes tener muy claras. No son meras frases de aliento, es la realidad. Tú puedes vencer esa barrera del "no puedo" en cuanto tengas en tu poder las 9 virtudes anteriores.