Mejora tu autoestima para acabar con la sensación de ineptitud: si quieres, puedes

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cómo acabar con la sensación de ineptitud

¿Qué imagen tienes de ti misma? Si vives con una sensación de ineptitud, de que tienes escasas capacidades y te gustaría ser más válida, es que tienes problemas de autoestima. Tu sensación de incapacidad es un pensamiento automático generado por la baja autoestima. Por lo tanto no es real. Sí puedes.

La sensación de ineptitud

Las personas con baja autoestima se sienten incapaces, torpes, inútiles. Se trata de un pobre concepto de una misma que puede originarse desde la infancia o por alguna circunstancia adversa de la que no se ha salido airosa. En todo caso, se trata de pensamientos automáticos que se incrustan en la mente con el objetivo de paralizarnos, de dejarnos inmóviles frente a la vida. Pero lo cierto es que se trata de un pensamiento irracional, distorsionado por la baja autoestima.

Hay personas que pasan su infancia escuchando lo torpes que son, lo inútiles que son, la poca valía que tienen. Y al final, terminan por creérselo. Otras personas viven determinadas situaciones en la vida que no han sabido afrontar y se culpabilizan pensando que no van a ser capaces de superarlo nunca. Todo eso es una mentira. Porque la baja autoestima es una auténtica mentirosa.

El ser humano tiene grandes capacidades. Es cierto que unas personas son más hábiles en unos campos, mientras que en otros no terminan de manejarse. En la diversidad está el asunto. Si te sientes inepta en tu trabajo, reflexiona por qué has elegido ese trabajo. Tal vez ni siquiera lo hayas elegido tú. La búsqueda de las propias capacidades es uno de los ejercicios básicos para mejorar la autoestima. Debes encontrar aquello en lo que destacas, que seguramente será aquello que te haga feliz.

Superar la ineptitud

La sensación de ineptitud, la creencia de que no vas a ser capaz de hacer algo, de aprobar un examen, de terminar el trabajo a tiempo, de encontrar pareja o de disfrutar de la vida, es muy peligrosa porque provoca parálisis. Al creer que no puedes, ni siquiera lo intentas. ¿Para qué? Para comprobar que estás equivocada, porque la realidad es que sí puedes.

No vamos a negar que en la vida no todo sale como deseamos. Y tampoco es preciso utilizar esas frases de autoayuda que te quieren convencer de que puedes lograr todo aquello que te propongas. Porque no es cierto. Puede que no logres todo aquello que te propongas, porque no solo depende de ti. Sin embargo, igualmente tienes que intentarlo, porque te sentirás más satisfecha, más plena y más feliz si sabes que has puesto todo de tu parte.

Y si las cosas no salen como habías planeado, no te fustigues, no te castigues, porque no es culpa tuya. No es que seas una inútil, o una inepta. Es que la vida no siempre nos responde como debería. La verdadera inteligencia es vivir aceptando que hay cosas que no puedes lograr, pero muchas más que sí puedes conseguir. Porque tú si vales y, al mejorar tu autoestima, irás descubriendo y disfrutando de todas tus capacidades.