Baja autoestima: cómo subir tu autoestima para ser más feliz

Laura Sánchez

Autoestima baja, cómo mejorar la autoestima

Tal vez alcanzar la felicidad sea un objetivo demasiado abstracto. Tal vez es mejor proponerse metas próximas y objetivos asequibles pero, en todo caso, para actuar, para seguir adelante, vamos a necesitar cierto grado de autoestima. Porque si la visión que tenemos de nosotras mismas es la de que no somos capaces, que no tenemos cualidades o que no nos merecemos llegar, nunca podremos vivir tranquilas. A partir de ahora, intentaremos por todos los medios eliminar la baja autoestima.

Una persona con baja autoestima

Una persona con baja autoestima es, sobre todo, una persona infeliz. Entre las características que definen a una persona con la autoestima baja están la inseguridad, la negatividad, el pesimismo o la culpabilidad. A lo largo de la vida nos vamos forjando una imagen de nosotras mismas, que puede ajustarse a la realidad o no. Esa auto imagen o esa auto percepción puede variar según la etapa vital o ayudadas por las personas que nos rodean.

La importancia de los demás es más clara cuando la autoestima es baja. Es entonces cuando vivimos pendientes de lo que los demás opinen de nosotras, de cómo les sentará nuestro comportamiento, de si vamos a defraudarles...centrarnos en los demás es preferible cuando lo que vemos en nuestro interior no nos agrada. Pero debemos enfrentarnos a esa auto imagen que no nos gusta, debemos enfrentarnos a ella y, además, superarla.

La baja autoestima es susceptible de evolucionar hacia una mejor autoestima, pero no es fácil. Conviene no perder de vista las consecuencias de tener una baja autoestima, porque se encuentran en todos los ámbitos de la vida, desde relaciones de pareja dependientes y destructivas hasta problemas laborales, pasando por un posible aislamiento social.

Cómo mejorar la autoestima

En algunos casos se necesita un profesional para poder mejorar la autoestima, pero siempre hay ejercicios que podemos hacer nosotras mismas. En líneas generales, los pasos para mejorar la autoestima deben empezar por eliminar la distorsión de la realidad en la que vivimos inmersas. No podemos ser tan torpes, ni tan poco competentes, ni tan débiles como pensamos. Debemos aprender a mirarnos desde un punto de vista más amistoso.

Porque defectos tenemos todas, errores cometemos todas, pero tampoco hay que olvidar que virtudes tenemos todas. La búsqueda de esas virtudes pasa por ser valientes y tomar las riendas de nuestra vida, por no dejar nuestro bienestar en manos de nadie, por dejar de mirar a los demás y mirar a nuestro interior, por valorarnos sin ser demasiado exigentes, por no tener miedo de los cambios, por aceptar las cosas y aceptarnos tal y como somos, pero sabiendo que podemos cambiar cualquier cosa que queramos.