Baja autoestima: 'No me gusto yo, no me gusta mi vida'

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Siempre es necesario cierto espíritu de autocrítica. Pero cuando esa crítica hacia ti misma no es constructiva, sino que te acaba convenciendo de que no posees ninguna cualidad, de que no tienes apenas virtudes y de que vales muy poco, es el momento de ejercitar la autoestima. Claro que habrá infinidad de cosas mejorables y que quieras cambiar de ti misma y de tu vida. Pero, ¿de verdad no te gusta nada?

No me gusta

No me gusta mi trabajo, no me gusta la relación que tengo con mis amigos, no me gusta mi familia, no me gusta mi casa, no me gusta mi ciudad, no me gusto yo. No me gusta mi pelo, ni mi peso, ni mi ropa, no me gustan mis ojos, ni mis dientes, ni mis piernas. No me gusto nada. No me gusta nada.

Los problemas de autoestima transforman la realidad hasta convertir tu mundo en un entorno hostil donde nada te agrada, nada te sale como deseas y nada haces bien. Es totalmente imposible que no haya nada que no te guste. Todas las personas tenemos alguna virtud, alguna cualidad, algo especial que nos hace únicas. Tú también lo tienes.

Ese "no me gusta" es la marca de la baja autoestima. Se trata de un pensamiento negativo que conviene transformar en positivo a toda costa, porque la insatisfacción vital no es únicamente indicio de falta de autoestima, también es el preludio de ciertos trastornos emocionales como la depresión.

Sí me gusta

No es culpa tuya, es la baja autoestima la que no te permite ver todas las cosas buenas que tienes, la que no te deja gustarte ni disfrutar de tu entorno. Es el momento de luchar contra ella y mejorar la autoestima. ¿Cómo hacer que el mundo sea un lugar más agradable? ¿cómo mejorar esa visión que tienes de ti misma? Haciendo muchos ejercicios de autoestima.

No temas, no tengas vergüenza en ser tan generosa contigo misma como lo eres con los demás. Mídete con el mismo rasero con el mides a los demás, pero no busques las virtudes de otros en ti, porque tú eres especial. Uno de los mejores ejercicios para mejorar la autoestima y gustarte más a ti misma, si lo haces con honestidad, es escribir en un papel aquellas cualidades con las que estás conforme o aquellas partes de tu cuerpo que no cambiarías por nada.

Esa lista de cosas tuyas que no cambiarías puedes observarla y aprenderla hasta que reconozcas que tal vez no todo es malo en ti. El siguiente paso es aceptar que lo que hay en la lista no solo no lo cambiarías sino que además te gusta así. Ese es el primer escalón de la auto aceptación, imprescindible si quieres gustarte un poco más.